La ONU pide a Venezuela que respete la libertad de manifestarse de la población

Un hombre bloquea una calle de Caracas durante una protesta contra el Gobierno de Maduro | miguel gutiérrez (efe)
|

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos pidió ayer a las autoridades de Venezuela que respeten el derecho de sus ciudadanos a la libertad de expresión, asamblea y manifestación pacífica. “Estamos muy preocupados por la prohibición de los derechos básicos de expresión y manifestación, especialmente en el contexto del proceso electoral del domingo”, afirmó la portavoz de la oficina, Liz Throssell.
El Gobierno ha prohibido “reuniones y manifestaciones públicas, concentraciones de personas y cualquier otro acto similar que pueda perturbar o afectar el normal desarrollo del proceso electoral” desde ayer hasta el 1 de agosto para, según su versión, permitir la votación de una nueva Asamblea Constituyente.
Throssell recordó que Venezuela debe respetar la ley internacional de derechos humanos y por eso reiteró su “preocupación” por el hecho de que todas las manifestaciones hayan sido prohibidas. “Es por ello que hacemos un llamamiento a las autoridades para que respeten el derecho de los ciudadanos a la libertad de expresión, asociación y asamblea pacífica”, afirmó.
Agregó que la oficina de la ONU está “profundamente preocupada por el riesgo de más violencia en Venezuela en el marco las elecciones del domingo” para la Constituyente. Especificó que deben respetarse “los deseos” de los venezolanos a participar o no en los comicios y que, si bien nadie debe ser obligado a votar, aquellos que quieran participar en el proceso deben poder hacerlo.

Jornadas de reflexión
Mientras tanto, Venezuela comenzó ayer la primera de las dos jornadas de reflexión previas a la elección de la Asamblea Nacional Constituyente, para cambiar el ordenamiento del Estado, en la misma jornada de llamamiento de los opositores a tomar las calles y avenidas del país.
Tras una campaña que terminó la medianoche del jueves, los ciudadanos deberán elegir entre miles de candidatos los más de 500 representantes que redactarán la nueva constitución, y que además tendrán facultades para reordenar el Estado sin que nadie pueda oponerse.
La oposición venezolana, que se ha negado a participar en la liza, ha promovido para esta misma jornada el inicio de una gran protesta nacional atrancando las calles y avenidas, una convocatoria que reta la prohibición de las autoridades a que se celebre cualquier tipo de reunión pública que perturbe los comicios.
El objetivo de esta actividad, explicaron los opositores, es dejar claro al mundo que “ese fraude constituyente no tiene ningún tipo de legitimidad y que ese proceso es absolutamente fraudulento”. Esta protesta es la última y una de las mayores manifestaciones anunciadas por la MUD hasta el momento para intentar detener la Constituyente, un proceso que es visto por la oposición como un intento de “consolidar la dictadura” por parte del chavismo.
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, sin embargo ha dado un último plazo a sus opositores para sentarse en una mesa de diálogo antes de que se concrete la elección de los nuevos constituyentes, porque de lo contrario, dijo, convocaría a un diálogo nacional “obligatorio”. l

La ONU pide a Venezuela que respete la libertad de manifestarse de la población