Kurz arrasa en las elecciones de Austria con margen para elegir socio entre los ultras o los verdes

Vienna (Austria), 29/09/2019.- Sebastian Kurz (R), leader of Austrian People's Party (Oevp) and OeVP top candidate for the Austrian federal elections, and his girlfriend Susanne Thier (L) leave a polling station after casting their votes, during the Austr
|

Sebastian Kurz repetirá como canciller de Austria tras ganar ayer las elecciones anticipadas con un margen que le permite deshojar la margarita de varias coaliciones: repetir el polémico pacto con los ultras, girar radicalmente hacia Los Verdes o recurrir a la desgastada gran coalición con la socialdemocracia.

Con el 37,2% de los votos y 71 escaños, Kurz sacó 5,6 puntos y 9 diputados más que hace dos años, cuando forzó otras elecciones anticipadas tras hacerse con el control del Partido Popular (OVP) y romper el pacto de Gobierno con los socialdemócratas.

Su Gobierno, esta vez con los ultranacionalistas del FPO, fue breve: 17 meses plagados de escándalos de sus socios, que acabaron en mayo con un caso de corrupción, la ruptura de la coalición y una moción de censura que tumbó su Ejecutivo.

“En mayo fuimos destituidos y el pueblo nos ha vuelto a elegir ahora”, proclamó ayer el líder conservador, de 33 años. Kurz aseguró sentirse impresionado. Pese a que todas las encuestas le daban la victoria, el resultado ha sido mejor de lo que esperaba.

La alegría de Kurz es inversamente proporcional a la de los ultranacionalistas. Con el 16% de los votos, el FPO perdió 21 de los 51 diputados que tenía, una caída más aguda de lo pronosticado.

El gran perdedor de las elecciones de ayer es una formación ultranacionalista que ha sufrido por segunda vez en 15 años un descalabro electoral tras entrar en un gobierno con el OVP.

Fundado en los años 1950 por antiguos jerarcas nazis, el FPO tuvo durante décadas dos almas, una claramente ultranacionalista y, otra, más minoritaria y liberal. La controversia por la apología, más o menos velada, del pasado nazi y por sus posiciones nacionalistas (y desde los años 1990 antimigratorias) han estado presentes en sus participaciones en las coaliciones de Gobierno en Austria. Así, los 17 meses de Kurz como canciller estuvieron plagados de escándalos de sus socios.

Casi cada mes surgía un nuevo comentario xenófobo o racista, se sabía de una vinculación de miembros del FPO con grupos de ultraderecha o neonazis. Muchos servicios secretos occidentales limitaron su colaboración con Austria por falta de confianza.

Kurz lo toleró todo, poniendo por delante la estabilidad y el “buen trabajo” de la coalición.

Hasta que en mayo se filtró un vídeo, rodado con cámara oculta dos años antes, en el que el se veía al entonces jefe del FPO y vicecanciller, Heinz-Christian Strache, ofrecer favores políticos a una supuesta empresaria rusa a cambio de dinero.

Kurz volvió a insistir ayer en que hablará con todos los partidos, incluido el FPO.

Por su parte, Armin Thurnher, fundador y analista del semanario Falter, dijo que “hay un 50/50 de posibilidades de que haya una coalición entre OVP y FPO o entre OVP y Los Verdes”.

Thurnher, un conocido crítico de Kurz, opina que a este le preocupa poco la imagen en el extranjero que podría dar reeditar un pacto con un partido xenófobo y antieuropeísta como el FPO.

Kurz arrasa en las elecciones de Austria con margen para elegir socio entre los ultras o los verdes