La juez condena a prisión permanente revisable al parricida de Oza-Cesuras

06 octubre 2018 A Coruña.- El juzgado declara culpable de asesinato a Marcos M., acusado de matar a su hijo en Oza dos Ríos
|

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de A Coruña, de acuerdo con el veredicto de culpabilidad emitido por unanimidad por el jurado popular, ha condenado a prisión permanente revisable al hombre que en mayo de 2017 asesinó a su hijo de 11 años en Oza-Cesuras, según informa el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.
Los hechos se produjeron el Día de la Madre cuando Marcos Mirás tenía al niño por el régimen de visitas establecido entre la pareja, tras su separación en 2009. Según se consideró probado, mató al menor golpeándolo en la cabeza con una pala de obra en una zona boscosa y de difícil acceso.
Mirás ha sido sentenciado como autor de un delito de asesinato con alevosía, agravado porque la víctima era menor de 16 años, concurriendo las agravantes de parentesco y de género, en concurso medial con un delito de lesiones psíquicas a su exmujer. La Audiencia también le impone la prohibición de aproximarse a menos de 1.500 metros de su exesposa y de comunicarse con ella por cualquier medio durante cinco años más que la duración efectiva de la pena de prisión permanente revisable. Además, le tendrá que abonar a su exmujer una indemnización de 180.000 euros. Contra el fallo cabe interponer recurso ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.La Audiencia destaca que el jurado se manifestó contrario por unanimidad a la concesión del indulto o el beneficio de suspensión de la pena, una decisión con la que la magistrada presidenta de la Sección Primera “coincide plenamente”. Así señala que no existe “circunstancia alguna que aconseje la aplicación de esa gracia y/o beneficio a unos hechos caracterizados por su gravedad, revelando en el acusado peligrosidad y carencia de los más elementales valores y escrúpulos”.
La sentencia considera que ha quedado acreditado que el condenado no aceptó la decisión de su exesposa de separarse de él en 2009 y que cometió el crimen “con la intención de causarle el mayor sufrimiento psíquico posible a su exmujer”.
La Audiencia subraya que, contra los argumentos de la defensa, “ninguno de los peritos judiciales que examinaron al acusado apreciaron síntomas psicóticos” y que los hechos probados “se avienen francamente mal con esa locura en la que tanto insistieron los peritos que han declarado a propuesta de la defensa”. También insiste en que, como expuso una forense en el juicio, el brote psicótico “no es compatible con una acción planeada” como la que llevó a cabo el acusado.

La juez condena a prisión permanente revisable al parricida de Oza-Cesuras