Cáceres echa una mano

Imagen del duelo entre el Basquet Coruña y el Cáceres de la pasada temporada en Riazor. El equipo extremeño visitará la cancha en la última jornada de la presente fase regular | Pedro Puig
|

La derrota del Melilla en Cáceres (82-80), en partido aplazado de la undécima jornada, hace que el Basquet Coruña necesite una única victoria, en los cuatro compromisos que le restan para sellar el 99% del billete para la segunda fase.


El 1% restante depende precisamente del equipo extremeño, que, aunque es colista con cuatro triunfos en su casillero, ha disputado un un partido menos que la ‘marea naranja’. Pero es muy descabellado pensar en la posibilidad de que el Cáceres gane todo lo que le queda, incluido el duelo de la última jornada en Riazor, donde además tendría que remontar los siete puntos por los que ganó el BC en el Multiusos.


Averaje

Hasta hace 48 horas, el Melilla, que el pasado viernes batió a los de Sergio García, todavía podía mejorar el balance final del Basquet Coruña, pero la derrota en tierras extremeñas lo deja a tres victorias, con tres partidos por disputar y el averaje particular perdido con el equipo herculino.


Así pues, el derbi del sábado contra el COB en Riazor (19.00 horas), podría servir para cumplir el primer objetivo de la temporada: la clasificación para la fase que determinará qué ocho conjuntos disputan los playoffs por el ascenso.


Una victoria que, sin embargo, no tendría más valor que el mencionado, puesto que la escuadra ourensana, con cuatro triunfos en trece encuentros, está prácticamente fuera de la batalla por acabar entre los cinco primeros, con lo cual no sería uno de los que arrastre el Baquet Coruña a la segunda fase liguera.


Al actual quinto clasificado, el Oviedo (7-5), el grupo del técnico que más tiempo seguido lleva en un equipo de Oro, Gonzalo García de Vitoria, ya no puede superarlo, puesto que perdió los dos duelos directos.


Tampoco al Real Valladolid (7-6), al que tampoco ha podido ganar esta campaña. Con el Palencia (7-6) presenta un balance de 1-1, pero con el averaje en contra al haber vencido en el Paco Paz por siete puntos y perder en cancha castellana por dieciocho. 

Cáceres echa una mano