Os Mallos demandará apoyo municipal para su distrito universitario en 2017

Los vecinos y comerciantes están deseosos de poder rejuvenecer el barrio javier alborés
|

La Asociación de Comerciantes Distrito Mallos no tiene previsto rendirse y abandonar sus proyectos para reactivar el barrio desde distintas vertientes. A pesar de que los problemas presupuestarios y de bases municipales les obligaron a renunciar este año, el presidente del colectivo, José Salgado, asegura que intentarán que sus ideas tengan cabida en los presupuestos de 2017 en los que, por el momento, no aparece ninguna referencia.
“Estaba previsto que hubiera fondos para convertir Os Mallos en el Distrito Universitario pero al final se fueron a paseo”. El presidente de Distrito Mallos, José Salgado, lamenta que la colaboración del Ayuntamiento con esta iniciativa para rejuvenecer una zona con una población muy mayor y una gran bolsa de pisos vacíos no llegase a buen puerto en 2016. No obstante, los empresarios no piensan rendirse porque están convencidos de que la suya es una buena idea.
Tanto es así que piensan reintentar que el Gobierno local reserve una partida para ayudarles a alquilar bajos que convertir en salas de estar, financiar menús a precios reducidos en los locales de hostelería de la zona para los estudiantes –Salgado dice que desean implantar una especie de talón-restaurante como el de la gente mayor– y construir un carril-bici hasta la Universidad.
“Llevamos tres años con esta idea y vamos a seguir trabajando porque creemos que el Gobierno local incluso nos debería de poner a una persona a desarrollar el plan con nosotros que sepa y que tenga medios”, insiste.
Necesitan a alguien que tome decisiones y que tenga dinero para financiarla porque “de ceder, nada”. Con esta fuerza, tienen claro que seguirán intentando conseguir fondos de las arcas municipales y “sino es en un presupuesto será en el siguiente porque lo de atraer a los universitarios a vivir se ve tan claro...”.
Tanto es así que incluso cuentan con una bolsa de viviendas muy estudiada y tienen algunas ofertas en los bares para los deseados futuros vecinos.
Incluso cuentan con el apoyo moral de un constructor que decidió “remodelar una casa antigua para viviendas universitarias y preparó una sala común y de estudios para esos pisos en el bajo”.

cambiar las bases
Más difícil de realizar ven el plan de relevo generacional para el que el Consistorio sí había guardado fondos este 2016 y al que se vieron obligados a renunciar. Pese a ello, también volverán a solicitar al Gobierno local que les dé una nueva oportunidad pero repensando las bases para adscribirse a la convocatoria.
“Os Mallos no rechazó nada, nos interesaba tener ese relevo en los comercios pero para que pueda hacerse no podemos tener un límite de tiempo”, explica. El Ayuntamiento ponía la condición de hacer una suerte de auditorías en aquellas tiendas que se sumaran al proyecto y un mínimo de diez jubilaciones en un año. Por contra, Salgado aclara que deberían tenerlos en cuenta para redactar las condiciones porque la gente mayor no está por la labor de que entren en sus negocios y lo vigilen todo. Además, cree que desde María Pita se debería permitir que cada cual siguiese el orden de jubilación que le tocase en vez de obligar a una retirada masiva de los comercios.
En todo caso este año los fondos volvieron de nuevo al Ayuntamiento ya que Os Mallos no los pudo utilizar y la petición de la Federación Unión de Comercio Coruñesa de reinvertirlos en vales de compra para el sector cayó en saco roto por cuestiones de tiempo y burocracia. n

Os Mallos demandará apoyo municipal para su distrito universitario en 2017