Víctor cumple su primera semana como entrenador

15 abril 2015 Entrenamiento del Depor en Abegondo
|

 Llegó el pasado jueves y se puso a trabajar por la tarde. Recargó las pilas en la que siempre fue la sede de la Peña Deportivista Víctor, la cafetería Linde en Os Mallos y no faltó la visita a su amigo ‘Manolito’, referente de la gastronomía coruñesa. Se rodeó de los suyos, de los más íntimos, que los tiene en la ciudad, y se puso manos a la obra.
En una semana no ha tenido demasiado tiempo para cambiar muchas cosas. Los propios jugadores no dejan de hacer examen y asumen que en ellos estaba parte del problema, parte importante. Pero lo cierto es que en Anoeta se vio otra actitud y se sacó un punto que puede valer su peso en oro.
Ahora, con la llegada de todo un morlaco al estadio de Riazor, el Depor se mide a los elementos, pero también ha cambiado otra cosa, el ambiente, el entorno.

ilusión
Aunque Víctor dejó claro el día de su presentación que el objetivo inminente era Anoeta, también comentó que deseaba saborear el ambiente de Riazor en un encuentro como el del sábado, en el choque ante el Atlético.
En las horas previas crece la expectación porque, además, Víctor debutará en el estadio blanquiazul de manera oficial.
Estará pegado a la banda que tantas veces ocupó con el ‘18’ en la zamarra cuando el Depor ataca hacia la grada de Marathon. Volverá al campo donde ganó títulos y protagonizó partidos históricos y se sentará en el banquillo blanquiazul.
La ilusión de Víctor en esta primera semana, así como la seriedad para asumir el reto y los pies en la tierra, como cuando era jugador, son algunas claves de este Víctor que, ni es nuevo, ni ha cambiado, simplemente aprendido, evolucionado y trabajado mucho para llegar hasta aquí, hasta uno de los banquillos de Primera División. Y que sea por muchos años. La primera semana se cumple hoy.

Víctor cumple su primera semana como entrenador