El poblado de A Pasaxe mantiene 34 chabolas que se resisten al desalojo

El Ideal Gallego-2014-01-18-003-a1efe703

En el palacio municipal de María Pita se escenificó ayer el traspaso de competencias entre la Fundación Secretariado Gitano y la Obra Social Novacaixagalicia, que será la nueva responsable de ejecutar el plan municipal de erradicación del chabolismo (dotado con 330.000 euros anuales), que ahora se concentra en el poblado de A Pasaxe, el último que queda en A Coruña tras la desaparición de Penamoa. El concejal de Servicios Sociales, Miguel Lorenzo, destacó que desde que el PP llegó al poder, en 2011, el número de infraviviendas habitadas ha pasado de 47 a 34, ocupadas por 21 adultos y 19 menores, según las cuentas del Ayuntamiento.
“Hay muchas más chabolas, pero están vacías”, matizó Lorenzo, que recordó que recientemente se ha completado el traslado de otra mujer a un piso después de que encontrara trabajo: “Es un ejemplo que resume lo que estamos haciendo”. Sin embargo, el proceso de eliminación del poblado de la Conservera Celta también ha sufrido reveses. En julio de 2013 parecía que se podría acelerar después de que el dueño de la nave ruinosa que alberga a varias chabolas, la inmobiliaria Altramud, iniciara un proceso judicial para desalojar a las familias que lo habitaban alegando un riesgo de derrumbe.
Este proceso se apoyaba en la declaración de ruina que habían llevado a cabo los técnicos municipales en junio, después de que se desprendieran varios cascotes. Sin embargo, un auto judicial fechado en noviembre denegaba el desalojo cautelar. Y es que el representante legal de los chabolistas ha impugnado también la orden de demolición y todavía no se ha formulado una sentencia en firme sobre la misma. En el momento de los hechos, seis familias habitaban en chabolas colindantes a la ruinosa nave, de las que por lo menos todavía cuatro siguen viviendo en ella.

medios suficientes
Lorenzo admitió que el Ayuntamiento cuenta con un plan para realojar inmediatamente a todas esas familias. De hecho, el responsable de Servicios Sociales  aseguró que el Ayuntamiento cuenta con medios suficientes para acabar con el chabolismo “mañana mismo”. El problema, reconoció, lo plantean los propios chabolistas, que no están dispuestos a que el gobierno local fije los términos de manera unilateral. Además, Lorenzo señaló que el caso de A Pasaxe es distinto al de Penamoa, puesto que ese núcleo chabolista se encontraba sobre terreno municipal, de manera que el Ayuntamiento podía desalojarles por la fuerza, mientras que el de A Pasaxe se sienta sobre propiedad privada.
“Es una labor muy difícil la que se está llevando a cabo y nunca me fijaré plazos”, declaró el edil; sobre todo, porque no se trata solo de conseguirles un nuevo hogar, sino de darles “habilidades sociales” y un empleo. El responsable de Servicios Sociales señaló a este respecto que el plan Accede ha conseguido encontrar trabajo a través de 28 contratos temporales a 14 personas, un 73% de ellas de etnia gitana, desde su puesta en marcha hace menos de dos años; un 33% de ellos, a mujeres.

El poblado de A Pasaxe mantiene 34 chabolas que se resisten al desalojo

Te puede interesar