Los científicos atribuyen al alto nivel de una proteína la mayor locuacidad de las mujeres

unas mujeres conversan ante un escaparate durante los primeros días de las rebajas efe
|

Un reciente estudio realizado por la Universidad de Maryland en Baltimore, asegura haber encontrado el motivo por el cual las mujeres hablan, como ya era sabido, unas 20.000 palabras al día (13.000 más que el género masculino).

El estudio, publicado por la revista Journal of Neuroscience, sugiere que la mayor locuacidad femenina se debe a unos altos niveles de la proteína Foxp2, conocida como la “proteína de lenguaje”, se encuentran en el cerebro femenino.

Los investigadores que firman este artículo aseguran que esta aseveración es cierta en el caso de los humanos ya que, en el de las ratas con las que experimentaron, el resultado que obtuvieron fue al contrario.

 

Lenguaje infantil

Después de una primera fase de pruebas con animales de laboratorio, los investigadores analizaron a diez niños y niñas de entre tres y cinco años. Los resultados fueron que las niñas tenían un 30 por ciento más de la proteína Foxp2 que los chicos, y en un área clave del cerebro para el desarrollo del lenguaje de los seres humanos.

La investigadora Margaret McCarthy aseguró al desvelar los resultados de la investigación que, en base a las observaciones del equipo científico, se postula un mayor nivel de Foxp2 en las niñas, mientras que los niveles más altos de Foxp2 se encuentran en los machos de las ratas, por lo que son una indicación de que los niveles de esta proteína se asocian con el sexo más comunicativo”.

Los estudios demostraron que las niñas aprenden a hablar antes y más rápidamente que los niños. Producen sus primeras palabras y oraciones antes, tienen un vocabulario más amplio y utilizan una mayor variedad de tipos de oraciones que los varones de la misma edad.

Sin embargo, Simon Fisher, uno de los integrantes del equipo de Oxford que identificó la proteína, advirtió de que no se deben sacar conclusiones importantes ya que el estudio se realizó en un número tan reducido de niños.

Los científicos atribuyen al alto nivel de una proteína la mayor locuacidad de las mujeres