El comité exige la mediación de la Xunta para impedir que se adjudique la Fábrica de Armas

El Ideal Gallego-2014-09-21-009-9412b492_1
|

“Exigimos que no se adjudique la Fábrica de Armas hasta que no se verifique quién está detrás de cada proyecto y la solvencia de cada uno”. Las reivindicaciones de los extrabajadores de la planta de Pedralonga son claras y el margen para llevarlas a término muy escaso. El extinguido comité de empresa ha exigido la implicación de la Xunta y del Ayuntamiento coruñés para tratar de paralizar el proceso de adjudicación: una decisión tomada el pasado lunes y que podría ratificarse en Madrid el próximo martes.  El colectivo de exempleados pide a los políticos que exijan al Ministerio de Defensa esta investigación ya que consideran que la adjudicataria, Hércules de Armamento, integra a socios que tienen “importantes deudas con sus extrabajadores y sus antiguos proveedores” y “una lista de empresas cerradas en el registro mercantil”. “Creemos que si el ministerio tuviera esta información no habría adjudicado la planta a este proyecto”, dicen los portavoces.
Lo que quieren conseguir de la Administración gallega es un compromiso con el futuro industrial de la factoría coruñesa. “Que no puedan decir que no conocen el proyecto y que no sabían nada”, explicaba ayer Roberto Teixido, portavoz del comité.  
Por ello les han instado a que “hagan los deberes” y paren la adjudicación hasta que se sepa “toda la verdad”. Y es que consideran que este ha sido “un proceso atípico” sobre el que quieren arrojar luz. Explican que, aunque el conselleiro de Industria les haya manifestado que ese trabajo no es competencia de la Administración gallega, los trabajadores consideran que es responsabilidad del gobierno autonómico “conocer todos los proyectos que se implanten en Galicia”.

"especuladores"
Teixido fue tajante en sus acusaciones sobre la trayectoria de algunos de los socios de Hércules de Armamento. Explica el portavoz de los trabajadores que la compañía “no tiene un proyecto de futuro que garantice los puestos de trabajo” y añade que sus intereses serían meramente especulativos. “Son unos especuladores y no podemos permitir que den el pelotazo que quieren”, subrayaba Teixido.
Tampoco da credibilidad a las explicaciones ofrecidas el viernes por el delegado del Gobierno, Samuel Juárez, sobre el concurso público. El portavoz del ejecutivo central señaló que habían sido únicamente criterios técnicos los que habían guiado la resolución de este proceso. Sin embargo, los extrabajadores dicen saber que “no han intervenido técnicos en el concurso y la decisión la ha tomado una sola persona, un militar”, afirman.
Van a pedir unas reuniones con todos los grupos políticos en el Ayuntamiento y en la Xunta para recabar la mayor cantidad de apoyos posibles.

El comité exige la mediación de la Xunta para impedir que se adjudique la Fábrica de Armas