El esfuerzo municipal no evita que A Coruña deje de ser la provincia con más obra pública

|

El Ideal Gallego-2011-07-06-017-fb83e587

  débora garcía  > a coruña

  “La edificación está en estado de encefalograma plano”. Con esta contundente afirmación comenzaba Antón Arias, presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de la Construcción de A Coruña (Apecco) su análisis de la evolución del sector durante el año pasado. El descenso de la actividad tanto en edificación como en obra pública preocupa, y mucho, a los constructores, pero al parecer lo peor aún está por llegar. “Esperamos un comportamiento adverso en casi todas las empresas de cara a los meses que quedan del año y es probable que los datos sean todavía más negativos que en el 2010”, añadió Arias.
Lo cierto es que las cifras hablan por sí solas, y en Galicia se registró la pérdida de 12.000 puestos de trabajo (144.000 en toda España) durante el pasado año y una reducción del 22% en el volumen de obras públicas licitadas en toda la comunidad. La edificación también se ha visto afectada, con unas 5000 viviendas menos terminadas.
“La licitación en Galicia pasó a niveles de 2006 y es muy probable que siga bajando hasta ponerse, según nuestras estimaciones, en los niveles del 2004”, apuntó el presidente de Apecco. Arias también quiso subrayar que en el caso gallego también se da una “circunstancia especial” y es que el 51% de la obra licitada en la comunidad está acaparada por tan solo dos proyectos, que son el nuevo hospital de Vigo y la autovía de Carballo-Berdoias.
La tendencia negativa también se ha dejado notar en A Coruña, pero de una manera mucho menos acusada que en otras partes de Galicia. De hecho, sigue siendo la provincia con la producción más alta y donde la reducción de la actividad  ha alcanzado el 8%, mientras que el descenso a nivel autonómico ha sido de un 9,1%.
Pese a ello, el informe elaborado por Apecco destaca que A Coruña ha dejado de ser la provincia que acapara mayor volumen de obras públicas. La licitación también retrocedió hasta los 883 millones (37,4%), situándose por debajo de la provincia de Pontevedra (40%) por primera vez en muchos años.
En Apecco consideran que esta tendencia se debe a la licitación de las obras del AVE Santiago-Vigo y no a “algún tipo de motivación localista” que pueda perjudicar a los constructores coruñeses.
Peores números, si cabe, registró el subsector de la vivienda, ya que se terminaron 7.807 viviendas (tres mil menos que en 2009) y se iniciaron 3.301, casi 600 menos que en dicho ejercicio.
Mención aparte merece el ayuntamiento de A Coruña, que aumentó en más de 25 millones el presupuesto destinado a obras públicas, frente a la reducción que registraron otros organismos, como la Diputación. Pero esta tendencia, según los constructores coruñeses, se debe al impulso proporcionado por el Plan Zapatero. “Permitió que las administraciones locales promoviesen una actividad que ahora no se va a mantener y que se va a dejar notar en todas partes”, matizó Arias.
Como único dato positivo, en Apecco destacan la reducción de la siniestralidad laboral en el sector. En A Coruña los accidentes pasaron de más de 4.000 en 2009,  a 3.480 el año pasado, con cuatro siniestros mortales menos.


 

El esfuerzo municipal no evita que A Coruña deje de ser la provincia con más obra pública