Castro sentará en el banquillo a Matas y a su mujer por blanquear en la compra de su palacete

Jaume Matas llega a la audiencia para asistir a un juicio aec
|

El expresidente balear Jaume Matas y su mujer se sentarán en el banquillo de los acusados por un presunto delito de blanqueo de capitales en la compra y reforma del palacete de la capital mallorquina. Además del matrimonio también se abre la vía para juzgar al hermano de Maite Arenal y extesorero del PP balear, Fernando Arenal, el supuesto testaferro y exconseller, Bartolomé Reus y otros cuatro investigados más.
Siete años después de que la Fiscalía Anticorrupción detectara presuntas irregularidades en la compra y reforma del palacete que el expresidente del Govern Jaume Matas posee en el casco antiguo de Palma, el juez José Castro puso fin a estas pesquisas y abrió con ello la vía para sentar al exmandatario autonómico en el banquillo por un delito de blanqueo de capitales.
El magistrado concluyó así una de las principales líneas de investigación que, impulsadas en 2009, constituirían el génesis del conocido como caso Palma Arena, cuya complejidad derivó años después en la apertura de hasta un total de 28 piezas separadas.
No es el único fleco –el número 24– cuyas investigaciones concluyó Castro. También cerró la 17, centrada en el presunto cobro de comisiones en varias contrataciones vinculadas al velódromo palmesano; la 16, relacionada con el fraccionamiento de contratos por parte del Govern; la 19, en torno a la construcción de la pista del Palma Arena, y una subpieza de la 27, por contratos supuestamente amañados a favor de la empresa Over Marketing.
Junto a Matas, el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma dio el paso previo para que también sean juzgados, por la pieza del palacete, su mujer, Maite Areal, el hermano de esta y extesorero del PP balear Fernando Areal, el exconseller y supuesto testaferro del expresidente Bartolomé Reus y otros cuatro investigados.
En concreto, se trata del aparejador Miguel García-Inés, el decorador Antoni Obrador, la propietaria de una tienda de electrodomésticos, Josefa Lorca, y la exsecretaria de Obrador, Maria Rodríguez, todos ellos proveedores de la reforma del palacete.
Las investigaciones se extienden a una vivienda de Madrid y a gastos relacionados con varias propiedades en la Colonia de Sant Jordi. En cuanto al inmueble madrileño, ubicado en el barrio de Salamanca, las pesquisas apuntan a Matas utilizó a Reus como testaferro en la titularidad del piso y que, por tanto, es propiedad del expresidente. Matas negó estos hechos ante el juez.

Castro sentará en el banquillo a Matas y a su mujer por blanquear en la compra de su palacete