La cúpula del PP resta importancia a la imputación de Gallego y Freire

02 agosto 2014 página 8 A Coruña-- Foto horizontal de la concejala Begoña Freire
|

Los dirigentes del PP dicen no estar preocupados por la imputación de las concejalas coruñesas Rosa Gallego y Begoña Freire. Después de conocerse la citación de la titular del Juzgado número 8 de A Coruña para que ambas ediles acudan a declarar en junio en calidad de imputadas (se les acusa de los presuntos delitos de prevaricación y trato degradante), se convirtieron en las voces defensoras de ambas responsables municipales desde primera hora de la mañana de ayer.
El primero fue el alcalde, y candidato del Partido Popular a la reelección, Carlos Negreira, que dijo que se trata de un tema “puramente administrativo, relativo al cese de una persona de libre designación, donde no se imputa ningún delito del código penal. Y se darán todas las explicaciones pertinentes”.
Negreira considera que las imputaciones “no tienen ningún recorrido. El cese es un acto permitido dentro de la ley de función pública y el acto no tiene ningún tipo de recurso”, señaló el alcalde. Eso sí, puntualizó que “mucha gente” ve sospechoso que este movimiento se realice casi un año después del cese pero dijo tener “mucha confianza en la justicia”.
La misma poca importancia le dio ayer el presidente de autonómico, Alberto Núñez Feijóo, que dijo que el problema se limitaba “a no sé qué de un currículum o no sé qué de un ordenador”. Feijóo defendió la honradez de Negreira, de quien recordó que había ocupado puestos de una “enorme responsabilidad y con un enorme presupuesto” y que nunca había tenido “ningún problema con nada ni con nadie”.
“Mi estado de ánimo sobre la operación Pokémon en A Coruña es de auténtica tranquilidad”, subrayó el presidente.

críticas y consecuencias
Sin embargo, pocos más allá del Partido Popular dijeron ayer sentirse tan tranquilos. La portavoz del grupo municipal socialista y candidata a la Alcaldía, Mar Barcón, apuntó que seguirán a la expectativa de las explicaciones que dé Negreira sobre esta situación que, dijo, “es muy grave”. “Ahora mismo está imputado el número dos del gobierno del PP, Julio Flores que por esa razón no ha ido en la lista y ahora resulta que está imputada también la número dos del candidato”, criticó Barcón.
La edil del BNG María Xosé Bravo, señaló que desde su formación siempre se ha defendido que exista un código ético municipal con control ajeno, que garantizase que no pudieran pasar cosas como las que presuntamente habrían sucedido con Gallego y Freire.
Xulio Ferreiro, candidato de Marea Atlántica en las próximas municipales también valoró la imputación de ambas ediles. “A sombra da sospeita volve estar enriba do PP, un partido que está sempre mergullado en cuestións xudiciais. Como comprobamos na Coruña ou en calquera parte do Estado por múltiples e moi serios casos, o PP é sinónimo de corrupción”, dijo el cabeza de lista de la iniciativa ciudadana. “O día 24 temos que expulsalos das institucións, hai que desaloxalos do Concello”, reclamó.
Por su parte, el líder de Ciudadanos, Santiago Folla-Cisneros, recordó el compromiso de su formación con el electorado, a quien ha prometido no pactar con ninguna lista que lleve imputados entre sus miembros. “A 15 días de las elecciones nos encontramos con esto”, dijo ayer Folla-Cisneros, que se mantuvo firme.
De ser así, y llegar al 24-M con las imputaciones de Gallego y Freire ensombreciendo la lista del PP, este podría quedarse sin el apoyo que, según las encuestas, le bastaría a Negreira para volver a acceder a la Alcaldía. 

La cúpula del PP resta importancia a la imputación de Gallego y Freire