Castigo excesivo al valor

Partido de la Liga BBVA dispuatdo entre Real Madrid y Deportivo. En la imagen, Sergio Ramos y Lucas Pérez. League BBVA match played between Real Madrid and Deportivo. In this picture, Sergio Ramos and Lucas Pérez.
|

 

El Deportivo encajó la primera goleada de la temporada en el Bernabéu después de plantear un partido valiente. Víctor apostó por el once esperado. De hecho ambos entrenadores cumplieron al guión lo que se aguardaba. El Depor salió a hacer su fútbol y el Madrid a imponer su calidad. Por encima de otros planteamientos, los blancos hicieron gala del talonario. No obstante el conjunto de Víctor aguantó las primeras embestidas y se fue al ataque.
Tras dos llegadas blancas, un disparo tímido de Fayçal Fajr, un ensayo de Cristiano y una contra inconcreta de los blanquiazules, Lucas disponía de la mejor ocasión, hasta el momento, superado el minuto 10. Mosquera filtraba un pase por la frontal del área y el disparo del coruñés era enviado a córner en una gran intervención de Keylor Navas.
El Depor comenzaba a jugar bien, a hilar fino y a llegar a la meta blanca. Sin embargo la suerte fue esquiva a los catorce minutos. Un balón que llegaba llorando al punto de penalti era rozado de espaldas, lo justo, por parte de Benzema, para anotar el 1-0 en los mejores momentos de los herculinos. Por si fuera poco, siete minutos más tarde, Lux no llegaba a un cabezazo de Bale por el centro de la meta que suponía el 2-0 para los merengues.
El equipo coruñés recibía el impacto intentando sobreponerse con ataques rápidos. Primero Fede Cartabia en un disparo sin problemas para Keylor Navas y luego con dos acciones de Lucas, una que acababa en córner y, en el minuto 29, otra que mandaba fuera. En el 36, de nuevo el de Monelos, pegaba dos ‘latigazos’ desde la frontal que no encontraban premio. O los chuts iban desviados, o los paraba el meta madridista. La esquiva suerte, hasta entonces, se alió un poco con el Depor en la siguiente jugada de los blancos. Bale, un asistente de lujo en la primera parte, ponía un balón en la cabeza de Ronaldo que el portugués mandaba a la madera con Lux batido.  Corría el minuto 38 y la primera parte enfilaba su final. Antes del mismo, en el 44, Pepe impedía rematar a Arribas en el saque de un córner y el central pedía penalti. Algo del género de la fantasía, que señalen una pena máxima así en el Bernabeú. Con esta acción y el 2-0 en el electrónico se llegaba al descanso.
La reanudación fue la sentencia para los herculinos. En el 48 Bale volvía a marcar y cerraba de manera definitiva el encuentro. El galés aprovechaba un centro de Cristiano para poner el tercer tanto blanco en el electrónico.
Se relajaron los locales con la diferencia en el marcador y el Deportivo volvió a tener la posesión de la pelota pero fue infructuosa. En el minuto 62, a la salida de un saque de esquina, Bale volvía a rematar de cabeza superando a Sidnei y, con su tercer tanto el la cuenta particular, anotaba el 4-0 para los de Zidane.
Los entrenadores hicieron cambios. El Madrid para refrescar al equipo y el Depor sacó todo lo que tenía en ataque con la entrada de Oriol Riera. La apuesta valiente de los coruñeses se mantuvo hasta el final. En el 69 se reclamó un penalti por manos claras de Varane que el colegiado no señaló. Lo intentaron Mosquera y Luis Alberto con sendos zarpazos en el 74 y 78 pero sin suerte o con la actuación rápida y efectiva de Keylor Navas.
En el minuto 80 Varane volvió a darle a la pelota en su área con la mano pero el colegiado del encuentro, una vez más, no estimó pena máxima. Es lo que tiene jugar en el Bernabéu.
El colmo de la mala suerte en el encuentro de ayer quedó plasmado en el minuto 87, cuando los deportivistas tuvieron tres oportunidades claras para marcar en el área blanca, pero nadie fue capaz de conseguir un buen remate con la defensa blanca muy relajada por el marcador a favor. No falló en el 90 Benzema, que anotó tras dos errores seguidos de cristiano Ronaldo con un zarpazo dentro del área que cerró el encuentro y una primera vuelta, la del Deportivo, que ha de ser calificada con una nota muy alta a pesar del duro castigo recibido ayer.

Castigo excesivo al valor