El Covid lleva a su mínimo en siete años la contratación, con un recorte del 29%

Un hombre pasa por delante de un bar cerrado en el País Vasco | Javier Etxezarreta
|

La pandemia del coronavirus recortó un 29,3% el número de contratos firmados en España en 2020 con 15,9 millones de acuerdos laborales, 6,6 millones menos que el año pasado y el mínimo de esta serie en siete años.

Según los datos actualizados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), en diciembre se firmaron en España 1,35 millones de contratos, lo que supone un descenso del 22 por ciento frente a los 1,74 millones firmados en el mismo mes de 2019, un año que terminó con el récord de 22,5 millones de acuerdos.

Las cifras de 2020, con el primer descenso de la serie tras siete años de incrementos consecutivos, suponen así el mínimo desde 2013, cuando se rubricaron 14,8 millones de contratos, en un reflejo más del duro impacto de la pandemia del coronavirus en el mercado laboral.

Así, y tras un enero y un febrero en línea con el año pasado, en los meses más duros del confinamiento (entre marzo y junio) el número de acuerdos firmados se redujo a la mitad, hasta totalizar 3,9 millones de contratos.

El descenso se fue moderando en los siguientes meses pero siguió el fuerte parón de la actividad, especialmente en el sector de la hostelería y turismo.

Así, los mayores descensos anuales están en la hostelería, que cerró 2020 con 1,79 millones de contratos firmados, un 60,5 por ciento menos que en 2019, cuando se sellaron 4,54 millones de acuerdos laborales.

En total, el sector servicios, que aglutina la mayoría de los contratos firmados cada año, redujo un 36,7% el total de acuerdos con 10 millones, frente a los 15,8 millones de contratos de hace un año.

En agricultura el descenso es menor, un 8,3 por ciento, con 2,87 millones de contratos frente al total de 3,13 millones de 2019, mientras que en construcción se eleva al 18,6% con 1,09 millones de firmas, y en industria, del 14,4% con 1,95 millones contratos.

La pandemia rompió así la senda de incrementos de los últimos años, reflejo de la recuperación del mercado laboral pero también del elevado peso de la temporalidad y la alta rotación, especialmente acusada en el sector servicios.

De hecho, y pese a esta caída de la contratación, en 2020 se mantuvo la estructura habitual al firmarse solo un 10% de contratos indefinidos, 1.545.610, frente al resto que fueron temporales.

Entre los temporales, los de muy corta duración supusieron el 23%, es decir, cerca de uno de cada cuatro acuerdos laborales no llegó a la semana de duración.

La elevada temporalidad y rotación en España es uno de los elementos en los que el Gobierno quiere mejorar en el marco de las reformas planteadas a Bruselas.

En la rueda de prensa para valorar los datos de empleo de diciembre, el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, apuntó que la evolución de la pandemia había impedido “a la campaña navideña desplegar todo su potencial” en diciembre.

No obstante, Pérez Rey apuntó que los datos también mostraban cómo “se están recuperando las costumbres del mercado de trabajo” con unos flujos de contratación muy intensos, basados en “un uso abultado” de la contratación temporal.

En otra línea, el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, pedirá al Gobierno hoy que exonere las cotizaciones de los autónomos cuyos negocios sufren restricciones de limitación de aforo y horario, pues “no se puede pagar el cien por cien de cotización cuando la actividad está restringida a la mitad”.

“Los autónomos no pueden ser tratados como ciudadanos de segunda. Ya existen exoneraciones en la cotización de los trabajadores cuando hay alguna limitación de horario o de aforo a través de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) de limitación de actividad por orden administrativa. ¿Son menos los autónomos?”, cuestiona en su cuenta de Twitter.

Amor señala que pedirán además eliminar el requisito para acceder a la prestación que obliga a haber sido beneficiario del cese de actividad entre marzo y junio, permitir que los autónomos de temporada que hayan cotizado en meses diferentes del periodo de junio a diciembre puedan acceder a la ayuda, y aplazar la subida de cuota prevista para 2021.

El Covid lleva a su mínimo en siete años la contratación, con un recorte del 29%