El Osasuna le perdona la vida a un Celta que sigue sin funcionar

GRA333. VIGO (PONTEVEDRA), 22/12/2013.- El centrocampista brasileño del Celta Rafinha (i) pugna por un balón con el centrocampista del Osasuna Roberto Torres (d), durante el partido de la decimoséptima jornada de la Liga de Primera Di
|

El Osasuna desperdició una inmejorable ocasión para despedir el año fuera de la zona de descenso, después de perdonarle la vida en la primera media hora al Celta de Vigo, un rival directo que se marcha de vacaciones de Navidad al borde de los puestos de castigo y con sensaciones muy negativas.
El cuadro celeste entró en el partido sin tensión defensiva y solo la falta de acierto de los rojillos, especialmente del exceltiña Oriol Riera, evitó que el conjunto de Luis Enrique encajase una nueva goleada, la tercera en menos de una semana, después de salir apabullado de Valladolid (4-0) y San Mamés (3-0).
El conjunto pamplonica se empeñó en regalarle un punto a un Celta débil defensivamente y triste en ataque. Luis Enrique no acaba de dar con la tecla para solucionar los alarmantes problemas de su equipo.
Mucho trabajo tiene por delante un técnico que en apenas cuatro meses ha perdido casi todo el aval con el que llegó.
Sin el sancionado Charles y con Álex López, el futbolista más en forma de la plantilla, en el banquillo, el Celta solo creó peligro en el primer acto con disparos lejanos de Krohn-Dehli. Incluso su gol llegó en un remate de cabeza de Augusto Fernández cuando el argentino estaba de espaldas a la portería y buscaba peinar el balón.
Ese tanto cambió el partido, porque hasta ahí el dominio de Osasuna fue abrumador. Los de Javi Gracia tuvieron cinco clarísimas oportunidades, pero sólo Armenteros logró superar a Yoel después de que la defensa celeste se empeñase en dejarlo llegar solo a su aérea.
Antes del tanto del extremo argentino, los visitantes ya habían rozado el premio en dos ocasiones, pero en la primera Fontás evitó el remate de Riera en la misma línea de gol y en la segunda el remate con el interior de Roberto Torres se marchó rozando el poste.
El Celta estaba tocado pero Osasuna no lo aprovechó para ampliar su ventaja a pesar de que Roberto Torres (min.17) y Oriol Riera (min.22) volvieron a disfrutar de dos inmejorables ocasiones.
Perdonaron los navarros y lo pagaron, pues el Celta se rehizo con el gol de Augusto.

El Osasuna le perdona la vida a un Celta que sigue sin funcionar