Ana Pontón dirigirá a un BNG que apuesta por las tesis de la UPG y rechaza una coalición para las elecciones

El abrazo de Vence y Pontón escenificó el relevo al frente del BNG pedro puig
|

Ana Pontón se convirtió ayer en la primera mujer portavoz nacional del BNG tras lograr la candidatura que encabezaba el 85,31% de los votos de la XV Asamblea Nacional del BNG. Concretamente, la lista de Pontón obtuvo trece de los quince puestos que componen la Executiva Nacional. A este órgano también se incorporan el portavoz municipal de Boiro, Carlos Branco, y el número dos de su lista.
Branco encabezó la segunda lista que se votó en la asamblea y obtuvo 170 votos del total de 1.386 sufragios emitidos, el 12,26% de los depositados en las 16 urnas. Por su parte, 25 fueron nulos. Además, en la asamblea, se eliminó el impedimento estatutario que regía desde 2012 por el cual no se podía compatibilizar la portavocía nacional con el liderazgo en las listas electorales autonómicas. Así, Pontón podría ser candidata a la Presidencia de la Xunta.
   La línea oficial encabezada por la UPG se impuso de nuevo ayer y, entre las primeras decisiones rechazó todos los votos alternativos y mantuvo la refundación de la organización en un plazo “máximo, de un año”. 
En lo que se refiere a una posible confluencia electoral con En Marea, también se impusieron las tesis del núcleo duro, que restringieron las alianzas a una candidatura nacionalista, es decir, sin Izquierda Unida y Podemos. El texto oficial recoge el rechazo a aliarse con fuerzas estatales, aunque se trabaje para la “conformación de una amplia candidatura de orientación nacionalista en las próximas elecciones autonómicas”. “Va a haber una alternativa nacionalista propia”, proclamó el secretario de Organización saliente, Bieito Lobeira, al respecto de las próximas elecciones autonómicas.

Apertura
Lo que sí contempla el documento, que en este punto fue modificado en los procesos de debate previos a este plenario con un texto del portavoz parlamentario, Francisco Jorquera, es la posibilidad de llegar a acuerdos con “el resto de fuerzas políticas para posibles acuerdos postelectorales que posibiliten un cambio de gobierno y la apertura de una nueva etapa política”.
Por su parte, el documento pactado entre los firmantes de los principales votos particulares, y que recogía la constitución de una gestora en lugar de elegir una nueva dirección, no llegó a ser votado por el rechazo de la mesa do plenario a que se llegase a debatir. Sin embargo, sí fueron sometidos a votación, a mano alzada, los textos a la totalidad presentados, que decayeron.
En síntesis, todas las tesis alternativas pedían un debate en profundidad de la refundación de la organización frentista y caminar hacia una formación política de adscripción individual, lo que significa el fin de los colectivos internos, como la propia UPG o Movemento Galego ao Socialismo. Además, las propuestas alternativas defendían “flexibilizar” la política de alianzas. n

Ana Pontón dirigirá a un BNG que apuesta por las tesis de la UPG y rechaza una coalición para las elecciones