Tres puntos por Candocia

Copia de Deporte Campeón-2014-01-27-015-cfe5cbb4

Adaptado. El Somozas no hizo nada paranormal para ganar     (0-2) en O Condús. Una genialidad de Héber Pena y un regalo del Dorneda transformado en contraataque mortal (gol de Stefan) le bastó para abrochar los tres puntos.
Varió lo habitual Míchel Alonso. No sorprendió su línea defensiva. Sin Fiuza (sancionado), los centrales fueron Iago y Álex Bao, con los indiscutibles Javi Rosa (derecha) y José Manuel (izquierda) en los laterales; los cuatro por delante de Abraham. Roberto Baleato jugó de pivote, con dos Pablos a sus costados: Berros (derecha) y Antas (izquierda). Completando el rombo y con más libertad, Héber Pena fue el enganche con los dos delanteros: Stefan y David Franch. No le salió mal el invento.
Cuando en los primeros minutos de un partido en O Condús, la mayoría de rivales del Dorneda sufren tratando de aclimatarse, de ajustar su dibujo táctico a las dimensiones del campo, el Somozas se saltó ese paso y, de hecho, no pasó ningún tipo de apuro en el tramo inicial.
La posición sin definir de Héber Pena creó problemas al Dorneda. El veloz extremo del Somozas no jugó pegado a la línea de banda en esta ocasión. Lo hizo por dentro para ser un incordio, para tratar de cazar los segundos balones de un David Franch que lo tocó prácticamente todo con la cabeza y para marcar la diferencia en conducciones con la bola pegada al pie.
El Dorneda no pudo apoyarse, en esta ocasión, en el factor campo. Menos aún tras encajar el primer gol. El Somozas solo necesitó diez minutos para adelantarse. Héber Pena cayó a la banda derecha para iniciar un corto pero letal desafío a Guillermo, portero local. Desde el pico del área, liberó su pierna izquierda para conectar un cañonazo que se coló por la escuadra. Golazo.
La seguridad defensiva de un Somozas elevado a la máxima potencia de seriedad impidió que el Dorneda, excepto a balón parado (Geri tiene un guante), generase peligro. En córners, desde una y otra esquina, en faltas laterales y hasta con algún atrevido disparo lejano (Geri con la zurda y Cristian con la derecha), el equipo de Brizzola aspiró a conseguir el empate. Todo se le puso (más) cuesta arriba en el ecuador del primer tiempo.
Tal vez pendiente de los posibles errores del rival, para intentar matar el partido en una contra, el Somozas localizó la confusión entre Cristian Paz y David Piña en la salida de balón:  pase horizontal, contraataque vertical. Stefan se vio con la bola en su poder, con espacio para correr, con dos líneas de pase claras, una a cada lado. Sin recibir ningún acoso rival y cada vez más cerca de la portería optó por fusilar. Y no falló. 0-2.
Exceptuando el balón parado, el Dorneda no inquietó al Somozas en la primera mitad. Solo algunas llegadas a cuentagotas sobre el costado de José Manuel que sembraron incertidumbre, pero sin excesivo peligro para un Abraham con poco trabajo durante los noventa minutos.

obligado
No le quedaba otra, el Dorneda estaba obligado a variar algo en el segundo tiempo. Brizzola apostó por la verticalidad (Iago) sobre el golpeo (Geri). Poco después, Johnny entró por Mon. De esta forma, Piña y Cristian formaron pareja en el centro del campo, Gabi (derecha) e Iago (izquierda) partían desde las alas y el mencionado Johnny y Cheki, dupla de delanteros (1-4-2-4).
El Somozas no se obsesionó con sentenciar el partido a través de un tercer gol. Optó por ofrecer hermetismo defensivo y, pese a que el Dorneda llevó más la iniciativa en la segunda parte jugando en campo contrario, no tuvo grandes ocasiones para recortar distancias. La más clara, a falta de tres minutos para el final, un disparo de Johnny al larguero tras una buena secuencia de amagos.
La lesión de José Manuel obligó a Míchel a mover ficha. Baleato pasó a jugar de central y Álex Bao de lateral izquierdo. Edi, de pivote, sin problemas; con Álex Ares, Berros y Antas en el rombo. Franch, uno de los mejores del partido, acabó con Nes arriba. El Somozas aguantó y consiguió tres puntos por Candocia.

Tres puntos por Candocia

Te puede interesar