Un recorrido por el amplio catálogo de fuentes de la ciudad de A Coruña

La fuente de Santa Margarita, en el parque que lleva el mismo nombre
|

Dentro del catálogo de fuentes de la ciudad, algunas especialmente significativas se encuentran en el parque de Santa Margarita. Un espacio que en su momento se denominó de Joaquín Costa y así se le conocía en toda A Coruña.

La fuente de Santa Margarita, de diseño armonioso, es quizás de las más hermosas de cuantas había en el entorno de la urbe, y en la actualidad está dentro del propio parque, muy cerca de la Casa de las Ciencias, hasta donde la trasladaron desde su antiguo emplazamiento, en el paraje de lo que hoy es la avenida de Finisterre y el acueducto de los Puentes.  En concreto, frente a los edificios 2 y 4 del actual Paseo de los Puentes y cerca de las ruinas de la Imprenta Roel. 

Esta fuente, obra de Domingo Antonio Martínez, se construyó en 1820, muy cerca de la ermita de Santa Margarita. Las aguas de este manantial se consideraban como muy milagrosas, yendo a ellas numerosos romeros todo el año. De hecho, en aquel tiempo se recitaban unas coplas muy hermosas cuyas notas decían: “Santa Margarita ten unha fonte de  dous canos onde se van a curar todos os males estranos”.

Construida en piedra granítica, estaba rodeada de bancos de cantería y a su pie crecían frondosos árboles. Además, de aquel manantial brotaba abundante agua fresca y muy apreciada por sus virtudes naturales, haciéndose muy famosa entre los coruñeses.

Aunque a este parque se le puso también el nombre de Joaquín Costa, desde siempre se le conoció por Santa Margarita. 

Según la documentación existente, en 1919 se planteó su reparación, así como la de la plazoleta existente en las inmediaciones. 

Hallazgo
En 1997, a raíz de unas obras e la zona, aparecerán los restos de la primitiva fuente en el entorno del Acueducto de los Puentes. Los vecinos, unidos en torno a la Asociación O’Parque, lucharon para que la fuente fuese de nuevo colocada en su primitivo lugar, pero el Ayuntamiento desechó cualquier opción de sacarla de donde se encuentra en la actualidad, en el parque de Santa Margarita.

Otro de los elementos destacados del catálogo es el conocido como estanque del molino de Santa Margarita, un antiguo molino de viento restaurado en la actualidad y que durante mucho tiempo hizo las veces de palomar, con un solo estanque a su alrededor donde había cisnes y patos. 

Este molino data del siglo XVIII, aunque en 1859 existen dos molinos, uno el de Santa Margarita y otro en la Gramela.

 También había otros dos más en Nelle, pero de ellos solo se conserva el de Santa Margarita, desde donde se aprecia una vista inimaginable de A Coruña. 

El conjunto está situado cerca de la Casa de las Ciencias, lugar de obligada visita para todo el mundo se esté o no interesado en la especialidad, que es muy posible que este molino date del año 1785.

Aunque actualmente se encuentra remozado,  a simple vista parece como si el trabajo estuviese sin finalizar. Su conjunto es una réplica de pequeños estanques separados entre sí, mientras que el molino está totalmente rehabilitado, al menos en su aspecto exterior, cuyos muros son de cantería y tiene dos puertas. 

La principal, es donde se encuentran las aspas del molino que con la fuerza del viento movería la maquinaria del mismo para ejecutar la molienda del cereal, y otra en la parte posterior. Ambas son de media hoja, como lo eran a la antigua usanza, siendo lo correcto abrir primero la hoja superior y luego la inferior para franquear la entrada, aunque el mismo permanece cerrado sin poder ser visitarse.

En cuanto a los estanques, uno de ellos, el más próximo al molino, en apariencia es de forma irregular y en el centro contiene un seto de maleza que realza al mismo, con unas pequeñas rampas de madera a los lados, que sugiere que puede ser destinado a albergar algunas aves, y el fondo está cubierto de pequeñas piedrecillas. Además, en el mismo entorno existen otros, unos contienen agua y otros están secos, todos aislados entre sí.

Estos trabajos, según reza la inscripción, fueron realizados por la Escola Obradoiro Santa Margarita II en 2007.

Vieira
Otra de las fuentes es la conocida como del Parque de Santa Margarita pues está dentro del propio espacio, a la altura de la puerta de entrada por la avenida de Finisterre. También es de granito y de un perfecto acabado, que armoniza con aquel entorno, en la que está representada la majestuosidad tanto de su fábrica como del caño por el que salía el agua, cuya pila de recogida tiene la forma de una concha de vieira.

Esta fuente es de un solo caño, teniendo escaleras a ambos lados, y sus columnas principales aparecen rematadas con una especie de esfera que hacen que adquiera un relieve de importancia. Además, en la actualidad presenta una imagen cuidada. 

La última de estas fuentes es la de la Bola, un elemento singular que también se sitúa en el interior del parque de Santa Margarita. 

Es de granito pulido y dispone de diversos chorros de agua que salen por unos orificios del interior de la propia esfera, que se representa a semejanza de la corteza terrestre, la cual empujándola gira sobre sí misma. 

Esta bola está inserta en un pequeño estanque de unas dimensiones casi iguales al tamaño de la esfera que soporta. Descansa sobre una peana que sostiene todo el conjunto, a su alrededor el agua se vierte sobre un desagüe de hierro, el lugar elegido es un entorno muy apropiado y próximo a la Casa de las Ciencias y también del molino de viento. La bola se muestra a veces perezosa en el empuje que se hace.

Un recorrido por el amplio catálogo de fuentes de la ciudad de A Coruña