El Covid-19 deja 50.000 fallecidos en España y Sanidad pide más prudencia en Nochevieja

La ministra de Política Territorial y Función Pública, el ministro de Sanidad, y el director del Ccaes | r. rubio
|

España supera las 50.000 muertes por Covid, una vez que el Ministerio de Sanidad notificó ayer 50.122 decesos desde que comenzó la pandemia, es decir 298 más que los contabilizados hasta el 24 de diciembre, mientras que la incidencia acumulada en los últimos 14 días bajó 16,60 casos, hasta los 246,19 por 100.000 habitantes.

Además, Sanidad consignó 24.462 nuevos positivos, según los últimos datos reportados por las comunidades autónomas.

Así, las regiones notificaron  12.172 ingresos de enfermos de Covid en los hospitales, 1.428 más que el 24 de diciembre, con una ocupación hospitalaria del 10,04% frente al 8,80% del jueves, que en el caso de las UCI se sitúa en el 21,14% de las camas ocupadas, casi dos puntos más.  

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, pidió “mucha prudencia en la valoración de estos datos”, al recordar que han sido facilitados por las comunidades tras tres días festivos, con lo que pueden tener “distorsiones”.

Illa compareció en rueda de prensa al término del Consejo Interterritorial de Salud, en el que analizó con los responsables de Sanidad autonómicos la evolución de la pandemia.  

Según Illa, el Gobierno y las comunidades coincidieron en “agradecer el comportamiento ejemplar de la ciudadanía”, que “está muy concienciada con los mensajes que hemos ido dando para evitar los contagios” y acató las “drásticas medidas”.

Por ello, pidió que mantengan la “guardia alta”, ya que “la Nochevieja es una fecha más dada a celebraciones festivas, y la preocupación es alta”, y volvió a insistir en “no lanzar las campanas al vuelo”, reducir al máximo los movimientos y los contactos.

Por su parte, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, también pidió que estas cifras se evalúen con cuidado, porque puede haber un retraso en las notificaciones, aunque destacó que “llevamos dos tres semanas con descenso progresivo en fallecidos semanales”.

“Siguen siendo datos muy altos”, incidió, aunque subrayó que la gran capacidad de detección permitió un descenso de la letalidad hasta el 0,8% de los últimos días, cuando hace unas semanas se situaba por encima del 1%.

 

Estudian un endurecimiento

Por su parte, algunas comunidades optaron ayer por endurecer las restricciones a las puertas de la Nochevieja, como Baleares y Extremadura, y otras, como Cataluña, decidieron mantenerlas.

En el ecuador de las fiestas y acuciados por la tendencia al alza de los contagios, los gobiernos autonómicos sopesan la conveniencia de modificar los cierres perimetrales, así como los aforos y los horarios en la hostelería.

Es el caso de Cantabria, que anunció ayer que endurece las restricciones planteadas para los días navideños, de modo que para la Nochevieja se adelanta el toque de queda a las 00.30 frente a la 1.30 horas que estaba vigente y para ese día y Año Nuevo se reduce el número máximo en los grupos, que pasa de diez personas a seis.

Por su parte, ayer entraron en vigor en Navarra las nuevas medidas para contener el Covid-19 durante la segunda parte de las Navidades, que afectan al cierre perimetral de la Comunidad foral, los encuentros familiares en los hogares y el toque de queda en Nochevieja.

Mientras tanto, Cataluña decidió mantener las restricciones, al tiempo que anunció que asume los rastreos, por lo que da por finalizado el contrato suscrito con Ferroser, la filial de Ferrovial.

El Covid-19 deja 50.000 fallecidos en España y Sanidad pide más prudencia en Nochevieja