Pedro Sánchez pide al líder de la oposición que sea “leal” al Gobierno en cuestiones de Estado

Sánchez recibe a Casado en la puerta de la Moncloa | fernando alvarado (efe)
|

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pidió ayer al líder del PP, Pablo Casado, durante la reunión que mantuvieron ayer en el Palacio de la Moncloa una oposición “responsable y leal” en cuestiones de Estado.
En un mensaje en Twitter tras la reunión, Sánchez detalló algunas de las cuestiones sobre las que pidió lealtad a Casado: emigración, política europea, violencia de género e infraestructuras.
“El objetivo común debe ser avanzar por España”, remarcó. Casado acogió positivamente esos cuatro acuerdos de Estado que le ofrece Sánchez.

Cumplir el déficit
En una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa, el presidente del PP garantizó el apoyo en la negociación de los fondos de la UE, siempre que cumpla con el “requisito” de cumplir con los objetivos de déficit.
Casado alertó de que, si se abandona esa senda y España deja de pedalear y de aplicar reformas económicas, podrá ocurrir como con los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero, en los que la crisis nos sorprendió “con mayor virulencia”.
En materia de infraestructuras, el presidente del PP reclamó que se mantengan los compromisos de inversión y en inmigración ofreció respaldo al Gobierno, siempre y cuando se defiendan las fronteras “sin demagogia ni buenismo”. 
El nuevo líder popular también aseguró que se quiere fiar del Gobierno socialista cuando afirma que no cederá ante los independentistas, pero advirtió de que será “tremendamente exigente” y, si en algún momento piensa que está “contemporizando” con los secesionistas o cediendo, será el primero en denunciarlo.
Después de reunirse durante casi tres horas con Sánchez en la Moncloa, el presidente del PP afirmó que la colaboración con Sánchez se mantiene en Cataluña, recalcando que le ofreció los votos del PP del Senado para volver a aplicar el 155 si fuera necesario, aunque espera no tener que llegar “a esos extremos”.
Si llegará ese momento, dijo que le gustaría ir más allá en la aplicación de este artículo para incluir la intervención de TV3, que en su día Sánchez no quiso, y también contemplar el “adoctrinamiento” y el hostigamiento a los hijos de los guardias civiles en algunas escuelas catalanas.
Insistió en que su partido no va a estar “ni en la cesión ni en la contemporización ni en el diálogo” con aquellos cuyo objetivo es romper España, haciendo referencia a la reunión de la Comisión Bilateral Gobierno y Generalitat, que ayer se reunió por primera vez desde 2011.
Por eso, de mantenerse la “hoja de ruta” independentista con otro intento de proclamar la república, el PP utilizará su mayoría parlamentaria en el Senado para evitar que haya otro proceso de ruptura en Cataluña.
Casado recordó también a Sánchez la intención de su partido de presentar una propuesta de reformas del Código Penal que recupere el delito de convocatoria ilegal de referéndum y le advirtió de que estarán “muy vigilantes” ante cómo se van desarrollando los hechos, porque entiende que con los independentistas no cabe el “apaciguamiento”.
Apostó por mantener la “fortaleza frente al independentismo”, la defensa de la legalidad y también la “de los servidores públicos que aplican la Ley”, como por ejemplo el juez del Supremo Pablo Llarena, quien fue hostigado hace unos días.
Espera, por tanto, que Sánchez esté “a la altura” de su responsabilidad y vele por la unidad nacional, la igualdad y el cumplimiento de la ley. l

Pedro Sánchez pide al líder de la oposición que sea “leal” al Gobierno en cuestiones de Estado