El Palacio Real y el Parlamento figuraban entre los objetivos

|

 Anders Breivik planeó atentar contra el Palacio Real, el Parlamento, la sede del Partido Laborista y varios medios noruegos. Esos objetivos ya los había nombrado en los interrogatorios policiales realizados tras su detención y filtrados por varios periódicos noruegos hace nueve meses. Su plan inicial era colocar tres coches bomba en Oslo: dos con una tonelada de explosivos cada uno en el complejo gubernamental y la sede del Partido Laborista, y el otro –con la mitad de potencia– en el Ayuntamiento, el Parlamento o el Palacio Real. El hipotético atentado contra el Palacio se produciría en ausencia de la familia real, ya que herirles “sería inaceptable”, pues Breivik dijo ayer ser “seguidor de la monarquía”. También tenía intención de atentar contra un centro okupa en Oslo.

El Palacio Real y el Parlamento figuraban entre los objetivos