El Ejército cree que la coordinación impidió un desenlace más dramático

Dos miembros de la UME trabajan en el centro de coordinación jorge meis
|

 Más de 330 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) trabajan desde la madrugada del pasado sábado a las órdenes del teniente coronel del V Batallón de Intervención en Emergencias, César Gutiérrez de la Cámara, quien ayer defendía la eficacia del operativo llevado a cabo en el incendio de las Fragas do Eume.

“Entramos en el incendio de noche, en un área con mucho combustible y estrés hídrico y un desnivel que en determinadas zonas llegaba a los 400 metros. Si estos trabajos no se hicieran con coordinación, podría haber habido una desgracia humana, que no hubo. De no haber sido eficaces, la situación sería más dramática”, afirmó el responsable de la UME.

 

Profesionalidad > La UME asentó su base logística en el IES Virxe da Cela, en Monfero, a donde ayer se desplazó el delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, quien agradeció la profesionalidad de los militares y destacó su trabajo dada las complicadas condiciones orográficas de la zona y las condiciones de sequedad en las que se encontraba el monte.

Juárez no dudó en criminalizar a los incendiarios y puso a las personas detenidas de Neda como ejemplo de que “personas sin motivo aparentes, se dedican a plantar fuego”.

Una acción que como destacó el delegado del Gobierno produce un “efecto llamada”, pero para las que la Xunta en coordinación con los cuerpos de seguridad del Estado, ya contempla desde principios de años un dispositivo especial que cubrirá las zonas de mayor riesgo.

Desde ayer la UME cuenta con medio centenar efectivos en la zona norte y otros tantos en la sur de las Fragas do Eume, destinados a labores de vigilancia y enfriamiento de las zonas afectadas por el incendio. El operativo actúa a las órdenes de la dirección de extinción comandada por técnicos de la Consellería de Medio Rural.

El Ejército cree que la coordinación impidió un desenlace más dramático