Villares se siente “respaldado” por los alcaldes de las mareas pese a las críticas

El portavoz de En Marea, Luís Villares | archivo ec
|

Una semana después de la elección de la nueva coordinadora de En Marea que le elevó a la portavocía orgánica y pese a las críticas de diversas sensibilidades del partido instrumental, Luís Villares no ve “riesgo de ruptura” y asegura sentirse “respaldado” por los alcaldes de las mareas. Con todo, reconoció que “hubiese sido mejor” un “consenso” para este órgano ejecutivo.

El exmagistrado lucense señaló que “lo que pedía la gente” en estos momentos era que la formación “echase a andar”, cuestión que no podía suponer sumergir a En Marea “en una política de bloques”. “Ni dentro de la coordinadora ni dentro del Consello das Mareas”, manifestó Villares, que incidió en que intentó “llegar a un acuerdo” en todo momento.

Propuesta
Para ello, esgrimió que en la reunión del pasado domingo presentó una propuesta que incluía a siete miembros de la lista Máis Alá, con Iago Martínez (Marea Atlántica), Rafael Dopico (Anova) o Noemi Padros (Esquerda Unida), entre otros. Esta oferta propiciaba que los miembros de esta lista, que él mismo capitaneó, cediesen en el sistema de portavocías que contemplaba su documento político al aceptar que el propio Villares fuese también la voz orgánica a cambio de una mayor representación.

“Era necesario llegar a un acuerdo y el acuerdo era razonable”, apuntó, para dejar claro que la gente “que renunció” a estar en la coordinadora “estaba invitada” a formar parte. “Por lo tanto, no se puede hablar de exclusiones sino de renuncias”, insistió.

Plural
A pesar de que la reunión concluyó sin consenso entre las partes, Villares considera que la coordinadora elegida “es muy plural” y que, en ella, “están representadas proporcionalmente” las tres candidaturas que compitieron en las elecciones internas de En Marea: la propia Máis Alá!; la encabezada por el diputado Davide Rodríguez, Somos Quen; y la integrada por miembros de Cerna, Queremos Participar.

Además, negó que, tras la negativa de varios componentes de Máis Alá a formar parte de este órgano, haya una “sobrerrepresentación” de Cerna o Somos Quen, estos últimos críticos con la posición mantenida por la anterior dirección de Anova dentro del proyecto En Marea.

En este sentido, incidió en que una hipotética discrepancia entre los miembros de Anova que participaron en las diferentes listas es una cuestión interna de un partido que “no debe trasladarse a En Marea”. “En Marea es un espacio político de adscripción individual. Nosotros no podemos ser prisioneros de los debates internos de cada una de las organizaciones”, indicó Villares.

Virtud
Tras ello, puso en valor que, pese a las diferencias que pueden tener los miembros de distintas formaciones, el “proyecto En Marea” tiene la “virtud” de “poner en común todo aquello que une y apartar aquello que separa”.

Precisamente, una de las principales divergencias entre las sensibilidades de En Marea es el hecho de que el portavoz parlamentario también pueda ejercer como voz orgánica.

Cuestionado por los motivos por los que aceptó encabezar la lista que le vetaba la responsabilidad que ahora ejerce, Villares defendió que lo hizo porque “está al servicio de la confluencia”.

Además, subrayó que la lista de Máis Alá! recibió el “50%” de los votos. “Hubo un 42% de gente que apoyó otra cosa y creo que, a la hora de conformar el documento político final, hay que tener en cuenta lo que votó la otra gente”, indicó Luís Villares..

De tal forma, se declaró “uno más al servicio de la confluencia” e incidió en que la conformación de espacios de consenso “requiere llegar a acuerdos sobre algunos puntos”. Así, aunque reconoció que le parecían “válidas ambas posturas”, considera que no se puede poner “en cuestión” la opinión de Xosé Manuel Beiras “en relación a la construcción del espacio”, que siempre defendió que Villares fuese la “referencia individual” de En Marea.

Formación clásica
Que las dos portavocías recaigan en la misma persona no lleva al partido instrumental a ser “una formación clásica”, opina Villares. “Estamos construyendo un espacio muy complejo y si todas las aristas se van simplificando y se reduce todo a esto es que realmente no hay problemas”, manifestó el exmagistrado.

Se da por “satisfecho” si “la única diferencia que hay en todo el espacio de unidad popular es alrededor de la portavocía”. Cree que las críticas internas a la composición de la coordinadora no implican un “riesgo de ruptura”. “Nadie entendería que por una votación, en la que no hubo ni siquiera votos en contra, se produzca un riesgo de ruptura”, dijo. l

Villares se siente “respaldado” por los alcaldes de las mareas pese a las críticas