El fuerte vendaval obliga a cerrar el poblado navideño de María Pita

El poblado navideño de Papa Noel fue cerrado, igual que las playas de la bahía del Orzán javier alborés
|

La anunciada alerta naranja por fuertes vientos provocó algunos daños en la ciudad y el despliegue de los servicios de emergencia. Hubo algunas caidas de planchas y chimeneas de los tejados pero, sin duda, el hecho más lamentable fue que el mal tiempo obligó a cerrar el poblado navideño de María Pita: la réplica en cartón piedra y goma espuma de la arquitectura lapona, diseñada para soportar los feroces tormentas del Ártico, corría el peligro de desintegrarse ante el viento, que llegó a superar los cien kilómetros por hora en el momento de máxima fuerza del vendaval, a las tres de la tarde, según registraron los instrumentos de MeteoGalicia.
A escasos metros del poblado navideño, junto al quiosco que se encuentra en Puerta Real, los bomberos municipales habían tenido que retirar una plancha metálica que había caído de un tejado. Y a las cuatro de la tarde, una nueva emergencia surgía en O Portazgo, en el antiguo local de una discoteca, donde se había venido abajo una chimenea. El desplome no había provocado heridos, pero los bomberos tuvieron que sanear la fachada del edificio para asegurarse de que no había más cascotes susceptibles de desprenderse y caer a la vía pública.
Es exactamente lo que ocurrió con uno de los semáforos que regulaba el tráfico en el cruce de la ronda de Outeiro con la avenida de Finisterre. Pero como se encontraba sobre una de las jardineras de la rotonda, no causó daños al desplomarse.
Los parques y las plazas públicas arboladas, que también suelen cerrarse al público ante el peligro de que se desprendan ramas de los árboles, se mantuvieran abiertas en esta ocasión pero las autoridades también controlaron el acceso a las playas de la bahía del Orzán, que fueron acordonadas durante una hora, de cuatro a cinco de la tarde. Los bomberos instalaron un retén en la Coraza, como viene siendo habitual en estos casos, sin que se produjeran incidentes dignos de mención.

El fuerte vendaval obliga a cerrar el poblado navideño de María Pita