Proponen que la Xunta gestione los ayuntamientos de alta montaña para frenar su despoblación

Aldea de Louzarela, en Pedrafita do Cebreiro archivo ec
|

La gestión directa por parte de la Xunta es la solución que ofrecen los estudiosos Melchor Fernández y David Peón, en un nuevo trabajo de Foro Económico de Galicia, para poner freno a la despoblación de los ayuntamientos gallegos de alta montaña. En su estudio, presentado ayer, los autores dividen la comunidad en tres áreas: el Eje Atlántico, la Galicia central y la de alta montaña.
Tras un análisis de su situación en el que constatan la existencia de una sociedad avejentada y en declive, Fernández y Peón proponen medidas de actuación para la primera zona, que equiparan con la ciudad “única” de Galicia ; para otra parte, la del centro, que debe recuperar población en base a una actividad agroganadera de calidad y con servicios; y para la alta montaña, en la que ven más serios los problemas de despoblación.
En concreto, para esta última, apuestan por la gestión directa de buena parte de los municipios por parte de la Xunta. “Debemos asumir la responsabilidad como patrimonio de todos”, destacó David Peón, del departamento de economía financiera y contabilidad de la Universidade da Coruña. En las sierras orientales, abogan por una ordenación del territorio planificada “desde arriba”, en la que se identifiquen y sostengan “nodos críticos” en el equilibrio territorial.
Melchor Fernández, del grupo de análisis y modelización económica de la Universidade de Santiago de Compostela, llamó la atención sobre los “tremendos desequilibrios” que han de afrontar las autoridades gallegas, y sobre la necesidad de “más cultura” en este ámbito.
A su juicio, además, criterios de tipo ambiental, histórico o patrimonial “podrían determinar también que conjuntos arquitectónicos o poblaciones interesa mantener”.

Política económica
En lo que respecta a política económica, creen que la alta montaña “puede ser también fuente de riqueza y marca de país, como ya lo es en otras regiones de Europa”.
Asimismo, según el informe, del Foro Económico “tendría sentido” una especialización inteligente en sectores como el forestal, ganadero, vitivinícola y otros. Por último, consideran que el turismo rural “sería una industria complementaria”.
En el caso del Eje Atlántico, recuerdan la necesaria cooperación entre puertos y aeropuertos, de las tres universidades y el desarrollo de las áreas metropolitanas. En materia de política económica, el estudio llama a “escapar de la visión de país periférico” y profundizar en la relación con el norte de Portugal para configurar “un polo demográfico y económico”.
Y para la Galiciacentral, sugieren mejorar la conectividad entre nodos y la movilidad, para lo que señalan dos tipos de alternativas. La primera, estrategias cooperativas “2+2=5”, entre núcleos vecinos. Como ejemplos de esta opción citaron Cee-Corcubión, Quiroga-Ribas de Sil y Verín-Monterrei. La segunda vía es la del núcleo consolidado, en busca del aumento de frecuencias y fomento de desplazamientos “compartiendo equipamientos y desarrollando vías de conexión de distinto tipo, no solo rodoviarias”. El objetivo es crear en cada nodo una “unidad de mercado y servicios”. n

Proponen que la Xunta gestione los ayuntamientos de alta montaña para frenar su despoblación