La Guardia Civil ya tiene localizados a los implicados en el apuñalamiento de O Burgo

|

a. barbadillo > a coruña
 La Guardia Civil tiene ya identificadas a las dos personas implicadas en el apuñalamiento del residente en la calle de Pablo Picasso de O Burgo, que el pasado domingo fue hallado por sus vecinos en las escaleras del inmueble, ensangrentado y atado de pies y manos. Se trata de “conocidos habituales” de las fuerzas del orden que, según las pesquisas desarrolladas, podrían haber acudido al piso del perjudicado para cobrarse una deuda relacionada con la compraventa de estupefacientes o con un negocio frustrado.
Porque, según indican fuentes de la investigación, también el hombre apuñalado tiene relaciones con el mundo del narcotráfico. La Guardia Civil llevaba tiempo vigilando, tanto el piso en que residía desde hace cuatro años como las inmediaciones, y tenía conocimiento de que se estaba “trapicheando” en la zona, si bien descarta que hubiera droga de por medio en el momento de la agresión con el arma blanca.

Conocidos > En un primer momento, el herido aseguró que sus atacantes se habían llevado de la casa cuatro mil euros, y afirmó que les había abierto la puerta porque los había conocido la noche anterior de copas. Sin embargo, los datos recabados parecen indicar que los tres hombres, víctima y agresores, se conocían más, y que incluso podrían haber pactado una compraventa de droga, que se habría frustrado cuando los proveedores decidieron hacerse con el dinero que su comprador guardaba en casa para pagar la mercancía estipulada.
Según apuntan fuentes del ámbito judicial, el herido –al igual que los sospechosos–tiene un amplio historial de denuncias relacionadas con el tráfico de drogas y, a día de hoy, se encuentra acusado junto a otras personas de un delito contra la salud pública que será enjuiciado en la Audiencia Provincial en los próximos meses.

Antecedentes > Los antecedentes del hombre apuñalado hacen pensar en que este tipo de negocios pueden estar tras la agresión del pasado día 24. Eso podría explicar el motivo de que, una vez personada la Policía Local en el edificio de la calle de Pablo Picasso de O Burgo, el herido decidiese regresar a su piso, antes de hablar con las autoridades, pese a que presentaba, según los testigos, varias heridas por arma blanca y sangraba profusamente.
La investigación de la Guardia Civil se encamina también en determinar si el dinero sustraído está relacionado con la compraventa ilegal de sustancias estupefacientes. Algunos indicios apuntan a que el dinero podría ser el importe que comprador y vendedores habían pactado por una partida de droga. Ese pacto previo justificaría, por una parte, que el herido abriese la puerta a los atacantes y, por otra, que estos fueran conocedores de que el hombre guardaba en su domicilio una importante cantidad de dinero.
También se baraja la hipótesis de que el residente en O Burgo les debiera dinero.

La Guardia Civil ya tiene localizados a los implicados en el apuñalamiento de O Burgo