Un problema de drenaje obliga a levantar un tramo de la autovía da Costa da Morte

19 mayo 2016 Carballo.- La colocación de la malla metálica que protege la autovía de la Costa da Morte avanza con rapidez
|

La UTE concesionaria de la autovía da Costa da Morte ha tenido que hacer frente a un pequeño contratiempo que está obligando  a levantar un tramo de unos cien metros de calzada que ya estaba debidamente aglomerado y en el que también se había instalado la mediana divisoria y otros servicios.
El imprevisto vino provocado por un problema de drenaje subterráneo, que se hizo patente con las fuertes lluvias que se registraron en los primeros meses del año. La empresa resta importancia al percance y asegura que no va a afectar ni al elevado ritmo de los trabajos ni a los plazos previstos para la entrega de la obra, que apuntan a los últimos meses del verano. 
El problema surgido con el drenaje subterráneo empieza en el punto kilométrico 8.800 y abarca una longitud aproximada de un centenar de metros. Se trata de una zona situada a medio camino entre el viaducto del río Calvar o del Batán, próximo al enlace de Agualada, y el paso elevado de Lume de Suso, que no figuraba en el proyecto y que se construyó a raíz de las demandas de los vecinos. La plataforma viaria, al igual que ocurre en buena parte de los 27 kilómetros que conforman la longitud total de la autovía, llevaba ya tiempo pavimentada, hasta que hace unas semanas la creciente humedad que presentaban las capas del firme permitió detectar el problema de falta de drenaje en ese punto. Esto obligó a levantar las capas de asfalto ya instaladas y a explanar de nuevo el terreno sobre el que se asentaban. En algún punto concreto se ha tenido que profundizar cerca de un decena de metros para dejar al descubierto un pequeño manantial que ahora deberá ser debidamente canalizado para evitar que el agua dañe y debilite la plataforma. 
Las toneladas de tierra que hay que retirar se están depositando sobre la propia calzada en las inmediaciones del citado paso elevado de Lume de Suso, para luego devolverlas a su lugar una vez que se canalice debidamente el manantial subterráneo.
Este retorno a los trabajos de explanación es una de las cuestiones que más llama la atención a todos aquellos que siguieron más o menos de cerca la evolución de los trabajos de construcción de la autovía, pero no es la única. La construcción de las cunetas de evacuación de pluviales y la instalación de las barreras de seguridad y de la malla exterior de protección, son  tareas que avanzan a ojos vista.  En algunos puntos también se han colocado ya los soportes verticales para los futuros pórticos y banderolas informativas. 
También se puedenver las ubicaciones escogidas para las “espiras” o dispositivos de conteo de vehículos. Habrá una entre cada enlace para cada uno de los dos sentidos de la circulación y permitirán distinguir entre vehículos pesados y ligeros.

Un problema de drenaje obliga a levantar un tramo de la autovía da Costa da Morte