Las flores sustituyen a las medallas en el homenaje a la hazaña bélica de María Pita

Copia de El Ideal Gallego-2015-05-15-015-542f7689
|

Tal día como ayer, en 1589, la heroína local, María Pita, ensartaba con su pica a un alférez inglés, animando a los defensores de la ciudad a rechazar el ataque de la armada capitaneada por Drake. Normalmente las hazañas bélicas se premian con medallas, pero la asociación Contra Armada-Armada Invencible decidió hacer una excepción y realizar una ofrenda floral ante la placa que homenajea a la heroína en la calle de Nuestra Señora del Rosario.
“Es verdad que María Pita era una mujer de armas tomar, pero creo que le hubiera gustado”, comentó su presidente, Luis Gorrochategui. A fin de cuentas, como el escritor e historiador señala, se casó cuatro veces, lo que da fe de su carácter romántico. Al acto también acudieron representantes de los Caballeros de María Pita y de los Royal Green Jackets, así como del Ayuntamiento, en la que fue la primera ofrenda floral realizada frente a la placa, que había sido descubierta hacía justo un año.
Para el presidente de la asociación Contra Armada, es vital esta fecha porque A Coruña se salvó del ataque inglés. O por lo menos, la actual Ciudad Vieja, puesto que la Pescadería fue arrasada por los soldados británicos. “Poco a poco, la fecha va calando en la gente. Ésta es una ciudad que cuida sus efemérides”, asegura Gorrochategui.
María Pita no goza de la popularidad de otras figuras como la de Agustina de Aragón, otra mujer igualmente heroica, pero el escritor e historiador apunta a que la razón es que la segunda es mucho más reciente en el tiempo (pertenece a la Guerra de la Independencia) y al carácter romántico de la contienda.
“No se puede minusvalorar la importancia de María Pita”, asegura. De haber Drake llevado acabo su plan, que consistía en destruir la flota española en Lisboa, habría podido poner en peligro la existencia del mismo imperio de los Austrias, el más rico y extenso de la época. Sin embargo, decidió detenerse por el camino en el puerto de A Coruña pensando que sería una presa fácil. Pero la resistencia ciudadana le hizo perder muchos hombres y demasiado tiempo, de manera que no pudo llevar a cabo su plan.
“Es cierto que no es un episodio tan famoso. En esto los ingleses y americanos nos llevan ventaja con sus películas y en ellas  nunca mencionan sus derrotas”, aclara Gorrochategui, que señala que los propios españoles son los primeros en aceptar la leyenda negra que pesa sobre el imperio de los Austrias: “Nos los creemos a pies juntillas”.

Las flores sustituyen a las medallas en el homenaje a la hazaña bélica de María Pita