Feijóo descarta otro confinamiento y confía en que los datos mejoren en enero

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo durante una comparecencia de prensa, | brais lorenzo (Efe)
|

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, descarta por ahora un confinamiento domiciliario “general” de la población, en la línea de lo que piden comunidades como la vecina Castilla y León, si bien añade que “no se sabe lo que puede ocurrir a finales de enero”.

En una entrevista concedida este domingo a la Cadena Ser, el mandatario gallego dijo que espera que al terminar este primer mes los datos de la pandemia “empiecen a mejorar”, ya que la Comunidad se encuentra ahora en una nueva fase de ascendencia de la curva.

“No podemos saber si esta tercera ola trae causa de las fiestas navideñas, y en ese caso podíamos controlarla, o si por el contrario podía traer causa de otras cuestiones. En ese caso, sería más preocupante”, explicó. 

Sin embargo, en la misma semana en la que la Consellería de Sanidade lanzaba a los gallegos una petición de “autoconfinamiento”, el máximo mandatario gallego descartó una imposición porque “obligar a un confinamiento es prohibir a la gente ir a trabajar, ir a la escuela o ir a un centro hospitalario”.

Además, Feijóo recordó que el estado de alarma que está vigente “no posibilita” este extremo, sino que habilita a las comunidades a adelantar o atrasar una hora el toque de queda -con carácter general y en Galicia es a las 23.00 horas- o a cerrar y disminuir aforos en comercios y en la hostelería. “Pero el resto, es legislación estatal”, puntualizó. 

Balance de la Navidad
De igual modo, el presidente de la Xunta ha valorado que ahora Galicia y España están “un poco mejor” que otros países europeos, como Alemania y Reino Unido, por lo que apuesta por “seguir tomando decisiones todas las semanas con el comité clínico” del Servizo Galego de Saúde (Sergas), que se reunirá de nuevo mañana para valorar la situación.

Preguntado sobre si el Gobierno gallego se equivocó al relajar medidas en Navidad y permitir las reuniones familiares típicas de estas fechas, Núñez Feijóo alegó que “estaban permitidas en toda España” y que “se puede discutir si con mayor o menor intensidad”.

En este sentido, justificó que Galicia adoptó las decisiones “de la forma más razonable y más proporcional posible” con los datos “que tenía al principio” de diciembre. “Por supuesto que hubiese sido mejor no hacer ninguna aproximación familiar. Pues sí, eso es cierto”, reconoció Feijóo a continuación.

No obstante, reivindicó que Galicia sigue siendo la comunidad “con menor” porcentaje de ocupación Covid-19 de camas hospitalarias, tanto en planta como en unidades de cuidados intensivos (UCI). “En este momento, aun estando preocupados, creo que la situación de Galicia, desde el punto de vista hospitalario, (...) es la mejor de España”, valoró el presidente. 

A falta de evaluar la intensidad de los contagios producidos durante las fiestas, Feijóo advirtió de que “las cosas no van a mejorar los 20 primeros días de enero”, sino que van a “empeorar”.

Campaña de vacunación
Sobre la campaña de vacunación contra el Covid-19, que ayer cumplió quince días en toda la Unión Europea, Feijóo aseguró que el objetivo de que a finales de enero se cubra a las más de 30.000 personas de las residencias de mayores estará cumplido “mayoritariamente”. 

Se podrán producir atrasos en el calendario en aquellos centros en los que surjan brotes, ya que no se puede inocular la vacuna “mientras esas personas no negativicen y superen el virus”.

De cara al objetivo de la inmunidad de rebaño, con más del 70% de la población vacunada, el presidente de la Xunta afirmó que dependerá en mayor medida “de los laboratorios y los investigadores” que de los gobiernos, por lo que no se podrá dar una fecha aproximada hasta que haya “cinco o seis vacunas produciendo de forma simultánea en el mundo”.

Crisis económica
En el plano económico, el presidente de la Xunta descartó que el año 2021 suponga la recuperación de la crisis. Si bien cree que “lo lógico es que el PIB se recupere”, no es tan optimista con el paro.

En cuanto al empleo, Feijóo admitió que los ERTE -situación en la que todavía se encuentran 30.000 personas en Galicia- fueron “un buen instrumento” para atajar esta situación tan extraordinaria e ironizó con que sea el Gobierno actual el que aplica esta herramienta a pesar de estar contemplada en una legislación laboral tan “contestada”. “Por tanto, no era tan mala la legislación cuando resulta que salva todo el tema de la pandemia”, finalizó.

Feijóo descarta otro confinamiento y confía en que los datos mejoren en enero