Los empleados de la empresa de recogida de basuras niegan cualquier implicación

|

El Ideal Gallego-2011-05-06-003-c16103fc

A.P. > a coruña
  Poco después de que tuviera lugar el atentado que llenó de basura la sede de la UGT, la dirección de Cespa envió un comunicado en el que condenaba lo ocurrido. “La compañía considera injustificable una acción de estas características, de la que es ajena”. Horas antes, Alberto López, portavoz del comité de empresa, descartaba la posibilidad de que cualquier compañero suyo pudiera estar envuelto en el ataque. “Iso está totalmente descartado. Nos non aprobamos esta clase de comportamento e ningún de nos iría pola sede da UXT como perico pola súa casa”.
Sin embargo, en el edificio de Fernández Latorre, consideran que es perfectamente creíble que haya podido suceder algo así, y parece que ya se habían recibido amenazas e insultos con anterioridad. Hace diez días, el sindicato presentó ante los juzgados una denuncia para que se invalidara un párrafo de un articulo de un anexo al convenio. Tras examinarla, UGT la consideró ilegal: “Básicamente, lo que decía es que los familiares de los empleados tenían prioridad a la hora de entrar en la empresa”. El sindicato consideraba inaceptable una cláusula que promueve el nepotismo en pleno siglo XXI “pero aún es más grave en una concesión municipal cuya única fuente de ingresos es el dinero público, el dinero de todos”.  De ahí que decidiera tomar medidas legales.

Bulos > El martes pasado, el comité de empresa habría recibido la notificación de la denuncia, y entonces habrían comenzado los problemas “Pero por la empresa corrió el bulo de que queríamos anular un convenio y la gente empezó a temer por sus puestos de trabajo”, comentaron estas mismas fuentes.  Fue esa información  lo que habría exaltado los ánimos hasta el punto de que todo estalló en la mañana de ayer.
Pero el comité de Cespa considera ofensivo si quiera sospechar de los empleados de la concesionaria municipal, y ya ha advertido que, de hacer la UGT oficiales sus acusaciones, planteará una denuncia. “Agora mesmo no están as cousas ben de todo. Hai un tira e afrouxa coa dirección –admitió– pero non faríamos algo así”.

Los empleados de la empresa de recogida de basuras niegan cualquier implicación