El Liceo se vio superado por el Caldes en la segunda parte

458e8492-5361-4ea5-9c83-74c112bd8301_22104245
|

A pesar de que no se jugaba nada y que tenía las importantes bajas de Roberto di Benedetto y Marc Grau, el Liceo no perdió su espíritu competitivo, que tanto necesitará en su próximo compromiso, la Copa del Rey. Los verdiblancos lucharon ayer en Caldes de Montbuí, pero finalmente cayeron por la mínima (4-3). A pesar de que tras la primera parte ganaban por 0-1, en la segunda los barceloneses remontaron, y en los últimos instantes la reacción de los visitantes fue insuficiente.

Así se puede resumir un partido en el que el Liceo (que solo desplazó a ocho jugadores a tierras catalanas) aguantó bien en la primera parte. Incluso llegó el primero del gol de Facu Bridge, y la posibilidad de lanzar una directa pues el Caldes estaba muy cargado de faltas.
Pero, en la segunda parte, el cuadro local aprovechó el cansancio de los herculinos para dar la vuelta al partido. Los hermanos Acsensi, Rovira y el exinternacional Cristian Rodríguez perforaron la portería de Carles Grau (4-1).

En los últimos minutos, las ganas de Maxi Oruste hicieron que el argentino consiguiera dos goles (4-3). El último, a falta de poco más de un minuto.

Un detalle curioso del encuentro es que se lanzaron un total de seis faltas directas (cuatro el Caldes y dos el Liceo), pero todas erradas.

El Liceo se vio superado por el Caldes en la segunda parte