Broche con sabor amargo

El mediocampista Uche Agbo disputó sus primeros minutos de la pretemporada | rcd
|

El Deportivo cerró ayer con una derrota ante el Real Valladolid Promesas en Bembibre su pretemporada a una semana para que arranque su participación en la Segunda B, el próximo domingo en Riazor contra el Salamanca UDS.

La falta de puntería, un fallo tremendo de Lucho García en un saque de puerta en el minuto 85, tras varias acciones de mucho mérito del portero colombiano, y el desajuste defensivo en el tramo final del duelo, tras el carrusel de cambios de la segunda mitad, condenaron a los coruñeses.

Fernando Vázquez apostó por un sistema 4-4-2, con un once muy serio y con la presencia de muchos jugadores que apuntan a la titularidad para el primer duelo oficial del curso 2020-21.

El juvenil Juan Rodríguez cubrió la ausencia en el lateral izquierdo de Salva Ruiz por lesión, mientras que en el eje de la defensa formó una pareja inédita esta pretemporada, Mujaid y el último fichaje blanquiazul, Derik Osede.

En la medular, el técnico de Castrofeito dejó el timón del equipo en manos de una pareja experimentada y de muchos quilates, con el capitán Álex Bergantiños y un Celso Borges al que se le ve sobradísimo para la categoría de bronce, mientras que en las bandas actuaron Keko y Lara.

En ataque, también mucho talento con la dupla Miku y Claudio Beauvue. Precisamente.

Los coruñeses salieron al césped mandando ante un adversario del mismo grupo en el que se encuentra encuadrado el Deportivo, pero que militará en el subgrupo B, en lugar del A, que es donde actúan los seis conjuntos gallegos.

Pese al mayor dominio herculino, los primeros acercamientos al área blanquivioleta fueron muy tímidos con un par de remates lejanos de Keko Gontán y un disparo de Lara que no encontraron la portería defendida por Samuel.

El filial pucelano, que dirige Javier Baraja, empezó a discutirle e dominio de la pelota a los coruñeses a partir del primer cuarto de hora, pero se ahogaba una y otra vez en la medular ante la presión y orden de los blanquiazules.

El conjunto coruñés recuperaba continuamente en la medular y salía muy rápido al contragolpe. Así, en el minuto 24, a punto estuvo de marcar el primer gol con un gran remate de Lara, ajustado al poste izquierdo, pero que el guardameta pucelano despejó con una buena estirada.

Los herculinos dispusieron de una buena ocasión de nuevo a los 36 minutos. Beauvue metió un centro al área desde el costado izquierdo al que no llegó Lara para rematar al segundo palo, pero sí Keko Gontán, pero su disparo salió desviado.

El Promesas replicó con dos llegadas al área seguidas, en los minutos 38 y 39, pero con dos tímidos y lejanos remates que no encontraron el arco.

Más claro fue el acercamiento de los blanquivioletas en el minuto 43. Kuki Zalazar, hijo del mítico exfutbolista del Albacete José Luis Zalazar, efectuó un potente remate desde la frontal del área, Lucho despejó y el balón le llegó a Pablo Vítor, que no se lo pensó y probó puntería, pero el portero blanquiazul estuvo muy rápido y de nuevo evitó el tanto.

Lucho volvió a ser protagonista cuando expiraba el primer tiempo al atajar un chut seco y raso de Sergio Benito.

Primeros  cambios
La segunda mitad arrancó con dos cambios para la escuadra deportivista. Héctor suplió a Juan Rodríguez en el lateral izquierdo, mientras que Borja Granero entró en lugar del defensa central Derik.

Cinco minutos tardó el conjunto coruñés en poner en apuros a la zaga pucelana. Beauvue se internó por el costado izquierdo del área y buscó el primer palo, pero Miguel Rubio aguantó al delantero blanquiazul y tapó el disparo.

Los coruñeses buscaron el gol de nuevo en el 55. Keko Gontán botó una falta desde el pico izquierdo del área. El futbolista madrileño trató de sorprender a Samuel y remató a portería, pero el cancerbero blanquivioleta estuvo muy atento y atrapó el esférico sin problemas.

Keko fue el encargado de lanzar las faltas y sacar los córners. Precisamente, en un saque de esquina que efectuó a los 63 minutos originó una de las ocasiones más claras del encuentro, ya que la pelota se paseó por la portería de Samuel sin que nadie llegara a rematar, aunque a Mujaid le faltó un milímetro para conseguirlo y estrenar el marcador.

El central riojano, cuya continuidad en el club coruñés no estuvo clara hasta el último día del mercado, demostró que está llamado a ser uno de los pilares del equipo y ayer ofreció una exhibición física y de seguridad defensiva.

Fernando Vázquez hizo debutar a Uche Agbo en esta pretemporada a los 64 minutos de juego. El nigeriano entró por Álex Bergantiños apenas unos instantes después de que Adri Castro supliera a un Miku que pasó muy inadvertido. 

El Valladolid dispuso de su primera oportunidad del segundo tiempo en el minuto 66 con un libre directo de Eliot desde la frontal, pero el balón salió  muy alto.

Javier Baraja puso en marcha su carrusel de cambios en el 69, con la entrada de cinco jugadores nuevos. Y apenas un minuto después, los pucelanos dispusieron de una clara ocasión que evitó Lucho con una buena mano.

La mejor del partido la tuvo Keko en el 75. Borja Granero envió un balón largo a la espalda del central que cubría al madrileño, el futbolista del Valladolid se la tragó y Keko se quedó solo ante el portero, pero su disparo se marchó fuera rozando el poste.

Lucho empañó su buen partido en el minuto 85 con un error garrafal que costó el 0-1. Al efectuar un saque de portería, el portero blanquiazul se equivocó y le entregó la pelota al pucelano Raúl Uche, que no desaprovechó el regalo y marcó a placer.

Aún tuvo tiempo el filial vallisoletano para asestar un nuevo golpe. En el minuto 92, Víctor Socorro colgó una falta desde el pico izquierdo del área y Alonso se anticipó  a la zaga herculina con un remate de cabeza al primer palo que se fue al fondo de la red.

Broche con sabor amargo