Aumenta la demanda de atención social en la red de centros cívicos

el ágora concentra parte de la atención social pedro puig
|

“Es verdad que hemos centralizado atención, pero se sigue trabajando en los centros cívicos”. El concejal de Servicios Sociales, Miguel Lorenzo, quiso zanjar así las críticas de los grupos de la oposición, que acusan al Ayuntamiento de estar “desmantelando” este tipo de instalaciones, eliminando el servicio de atención social que prestaban hasta ahora, para centralizarlo en tres barrios: O Ventorrillo (a través del Ágora), Cuatro Caminos y Monte Alto.
El edil popular reconoció que se había concentrado en estas tres instalaciones municipales el grueso de la atención social, pero recalcó que el primer contacto de los técnicos con los vecinos se sigue realizando en cada uno de los centros cívicos, donde, afirma, “siguen trabajando educadores sociales y sus directores”. En su opinión, la medida adoptada permite trabajar “en equipo y ofrecer un mejor servicio”.
Según Lorenzo, el número de demandantes de este tipo de atención se incrementó en el último año. Tal y como explicó el edil, cada vez acude más gente a los centros cívicos, por lo que entiende que la remodelación del servicio es la mejor forma para evitar las listas de espera en los distintos barrios.
Aunque la situación de la red municipal de instalaciones cívicas centró parte de la comparecencia de ayer del edil de Servicios Sociales, el objetivo de la misma era presentar la puesta en marcha de un programa de voluntario social. Se desarrollará a lo largo de este año, e incluye cuatro tipo de acciones: de información, sensibilización y difusión; de formación; en los centros cívicos municipales y actividades para la captación de voluntarios en centros cívicos. Según Lorenzo, el Ayuntamiento cuenta en al actualidad con 100 voluntarios, que están centrados en el trabajo en los barrios, donde colaboran en actividades de alfabetización y cultura general de adultos; ofrecen apoyo escolar; se encargar de acompañar a personas mayores o colaboran en la organización de bailes.

Aumenta la demanda de atención social en la red de centros cívicos