El técnico del Samur que atendió las llamadas del Madrid Arena hizo un curso de seis meses

uno de los pasillos del madrid arena, durante la avalancha isa aparicio
|

El trabajador del Samur que atendió al menos dos de las llamadas que hicieron al 112 los amigos de las víctimas mortales del Madrid Arena había recibido formación oficial como técnico de emergencias durante seis meses y el día de la tragedia estaba tutelado porque llevaba pocos días en el puesto.

Según informaron a Efe fuentes municipales, Francisco Manuel es funcionario del Ayuntamiento de Madrid y ejercía como conductor de vehículos oficiales hasta que la crisis hizo que el Consistorio redujera el número de este tipo de coches.

Los chóferes fueron reubicados en diferentes destinos, entre ellos el Samur, donde fue destinado Francisco Manuel.

El funcionario recibió, al igual que otros compañeros, una formación reglada como técnico de emergencias durante seis meses, al término de la cual eligió puesto en el servicio de emergencias municipal en virtud de la nota obtenida.

Francisco Manuel únicamente pudo optar a una plaza en la central de comunicaciones, atendiendo las llamadas que se reciben en el 112.

 

actuación correcta

El noche de la fiesta de Halloween en la que se produjo la avalancha que provocó la muerte de cinco jóvenes este técnico estaba tutelado por otro con mayor experiencia, ya que llevaba pocos días en el puesto.

“Precisamente por eso la actuación del Samur fue correcta, desplegándose una unidad transcurridos solo 40 segundos después de la llamada”, precisaron las fuentes.

El Ayuntamiento respondió así a las declaraciones hechas por el técnico en emergencias, después de que el diario “El Mundo” publicara sendas conversaciones entre este trabajador y amigos de dos de las fallecidas –Belén Langdon y Rocío Oña– que pidieron ayuda desde el Madrid Arena. En las grabaciones se aprecia que el operador no cree a los informantes cuando le comunican que necesitan ambulancias urgentemente e incluso pregunta a una amiga de Belén Langdon si ha bebido.

Francisco Manuel indicó en esRadio que estaba “prácticamente forzoso” en ese puesto, que “no le corresponde”, ya que él es conductor de ambulancias y además no tiene “facilidad de palabra”.

Incidió en que él no es “operador para recibir llamadas” y argumentó: “Lo primero porque no me expreso bien, no tengo don de palabra”.

En cuanto a las contestaciones que dio a los amigos de Belén Langdon y Rocío Oña cuando llamaron pidiendo ayuda, explicó que desde la una de la madrugada, dos horas y media antes del suceso, se recibieron llamadas “constantes” y “todas, por desgracia, eran comas etílicos”.

“Mandábamos ambulancias y no podían entrar porque eran recibidas a botellazos, las zarandeaban e incluso las querían volcar”, detalló Francisco, que indicó que por este motivo dijo a la amiga de Belén Langdon que el Samur no podía acceder al pabellón y le preguntó si había bebido.

El técnico del Samur que atendió las llamadas del Madrid Arena hizo un curso de seis meses