Las fresas son la clave del helado que no se derrite

La investigación propone el helado perfecto | RUSSELL CHEYNE (reuters)
|

Científicos nipones han descubierto en las fresas el secreto del helado que no se derrite, un producto que ya se vende en heladerías de Japón y que conserva su forma y su frescor pese al paso del tiempo y su exposición a altas temperaturas.
La clave de la fórmula está en los polifenoles naturales de la fresa, que “tiene la característica de impedir que el aceite y el agua presentes en los helados se separen”, explicó a Efe Saki Edamatsu, directora de Comunicación del Centro de Investigación para el Desarrollo de Bioterapia de Kanagawa, propietario de la patente.
Este helado, cuya popularidad se ha extendido como la pólvora a través de las redes sociales, está disponible para el consumo desde abril en tres establecimientos del país asiático: en la ciudad de Kanazawa, al sur de Tokio, de donde partió la iniciativa, en Osaka (oeste) y en el barrio de Harajuku de la capital japonesa.
De textura cremosa, estos helados conservan su forma y no gotean a pesar del paso de los minutos, ya sean una flor, una piruleta o el oso Kumamon, como constató Efe en un día de bochorno y a 30 grados de temperatura. Algunos se han atrevido a calentarlo con secadores y otros artilugios, pero el resultado es el mismo: no se derrite.
Los polifenoles son compuestos biosintetizados por plantas (sus frutos, semillas o tallos) con propiedades antioxidantes y, en el caso de los de las fresas, una extraordinaria capacidad de unión del aceite y el agua, dos elementos presentes en los helados.
“Cuando están frías, las dos sustancias permanecen juntas, pero cuando se calientan se separan. Añadiendo el polifenol de fresa es posible mantenerlos unidos, porque impide la separación del agua”, relató Edamatsu.
Esta propiedad del polifenol de las fresas fue casualmente descubierta por el profesor emérito de Farmacia en la Universidad de Kanazawa Tomihisa Ota, quien decidió estudiar si esta sustancia, con reconocidos efectos antioxidantes y ya aplicado en cosméticos, podía tener usos más allá de los destinados a la belleza. l

Las fresas son la clave del helado que no se derrite