Riazor apunta al lleno para el primer capítulo

08 febrero 2014 Baloncesto LEB Oro Leyma Natura - Palencia 63-70
|

 

El Leyma Natura encara hoy en Riazor el primer acto de la primera serie de playoffs de su historia con el factor cancha a favor, ante un Oviedo en franca desmejoría, lo que hace a los de Tito Díaz un pelín más favoritos.
El Leyma llega a la cita en mejor forma. A pesar de haber sufrido tres derrotas en sus cuatro últimos compromisos de la fase regular, solo la de Pamplona puede considerarse un borrón, ya que las otras fueron ante Burgos y Andorra. Y con el hándicap añadido de las bajas de Sean Ogirri y Chus Castro –regresa hoy tras cinco partidos KO–. Sin embargo, cuando hubo que responder, en el último partido, en Ourense, lo hizo de manera contundente (75-88), en una pista donde dos semanas antes había caído con claridad (81-67) el conjunto asturiano.
Después de vencer por solo dos puntos (80-78) al Leyma –desventaja que acabaría valiendo la quinta plaza, por tan solo un tanto en el average particular–, el Oviedo entró en barrena: cinco derrotas seguidas, en Andorra (90-83), ante Ford Burgos (74-91), en Ourense, frente a Peñas Huesca (76-84) y en la cancha del Cocinas.com (98-82).
Pero no hay que fiarse del grupo dirigido por Guillermo Arenas, es el más imprevisible de la Liga. Un equipo que vive del ataque, como demuestra su tercer puesto en el ránking de puntos a favor, con una media de 78.4 solo superada por Andorra (84.9) y Burgos (80.2). También lo dice su defensa, la segunda peor, con 78.2 tantos encajados. Solo el farolillo rojo Planasa Navarra (80.4) lo ha hecho peor.
Los triples son su ‘way of life’ favorito: ha lanzado más que nadie, 661, con un 37.8% de acierto, una décima mejor que el Leyma, que ha intentado 506.  En esta suerte destaca Víctor Pérez, aunque su efectividad ha caído en picado: de moverse por encima del 50% hasta prácticamente el ecuador del curso a terminar con 40.8% (69/19) y en el vigésimo puesto del ránking.
El ritmo (alto) lo marca Fran Cárdenas (9.7 puntos y 4.6 asistencias), excelente base y, cómo no, también excelente triplista, mientras que su sutituto, Ferrán Bassas (5.8 y 2.5), baja ua marcha. Completan las amenazas perimetrales el citado Pérez (13.5 tantos), Álvaro Muñoz (11.0) y Dan Fitzgerald (8.4), un falso ‘4’ con muy buena mano desde 6.75. La pintura es cosa de Juan García (10.6 y 6.2 rebotes) y de Kevin van Wijk (10.4 y 6.0), con Radosav Spasojevic a cargo de la intendencia.
Aunque el objetivo no es ascender, A Coruña no debe dar la espalda a un equipo que ha sorprendido a propios y extraños. Esta prolongación del curso es un merecido premio, y por ello la ‘marea naranja’ merece otro: jugar en un Palacio lleno. La entrada gratuita lo pone muy fácil. De momento, solo en teoría. La práctica demostraría que esta ciudad quiere baloncesto.

Riazor apunta al lleno para el primer capítulo