El director de Servicios Sociales sale absuelto tras la denuncia de Stop Desahucios

|

La justicia no considera “desproporcionados” los insultos del director de Servicios Sociales, José Luis Quintela, al grupo de activistas, muchos de ellos miembros de la plataforma de Stop Desahucios, que irrumpieron en su despacho el 4 de octubre de 2013 para denunciar el caso del desahucio de Elisabeth Sanlés Lorenzo. Así lo decreta una sentencia del juzgado de instrucción 4, que absuelve a Quintela; el magistrado entiende que su reacción al calificar de “sinvergüenzas” y de estar aplicando “métodos fascistas y totalitarias” a las personas que habían accedido a su dependencias fue “razonable”, dada “la manera y la forma en la que se entró” en su “sede de trabajo”. También la justifica por verse el denunciado “coaccionado”. “No ha de considerarse su reacción desproporcionada”, reza la sentencia, que se remite a la Real Academia Española para justificar la “proporcionalidad de la reacción” en el uso del término “fascista”.
En el lado contrario, la sentencia condena a Adolfo Martín Naya Fernández, una de las personas que estaba presente en el despacho de Quintela y que fue identificado por el director de Servicios Sociales, por una “falta de respeto a la autoridad”. n

El director de Servicios Sociales sale absuelto tras la denuncia de Stop Desahucios