Abanca refinancia al Depor

|

El Deportivo y Abanca, a través de sus presidentes Tino Fernández y Juan Carlos Escotet, escenificaron ayer la rúbrica de un acuerdo alcanzado entre ambos para refinanciar la actual deuda concursal del conjunto blanquiazul a través de un crédido de la entidad financiera de 45 millones que el club herculino tendrá que reembolsar, más intereses, en un plazo de 15 años.
No fue el único anuncio de un día que Tino Fernández calificó como “especial”, ya que el estadio de Riazor tendrá un apellido comercial y pasará a denominarse “Abanca Riazor”. Simplemente resta, según explicó Tino, un mero “trámite administrativo” que consistirá en su aprobación en la junta de Gobierno del Ayuntamiento de A Coruña.

Ingreso en Hacienda
A partir del acuerdo rubricado con Abanca, firmado en la mañana de ayer, el Deportivo pudo depositar en la Agencia Tributaria más de 43 millones de euros para el pago de la deuda privilegiada. Este hecho supone al Depor poder salir de ese acuerdo que tenía con el fisco, que suponía “tener que pagar parte de ingresos (por venta de jugadores), plusvalías…”


El dirigente herculino desveló que en estos 3 años el conjunto blanquiazul había depositado en Hacienda 82 millones de euros para subsanar esa deuda contraída y heredada del anterior Consejo de Administración.
El nuevo escenario económico que se le presenta ahora a la entidad cambia sustancialmente con la materialización de este acuerdo. “El Deportivo pasa a deberle 2,7 millones de euros de créditos ordinarios y 3,8 millones de subordinado, mientras que la deuda privilegiada ha desaparecido” con el crédito que le ha concedido Abanca, resume Tino Fernández. No obstante, el máximo dirigente blanquiazul aprovechó su interpelación para apelar a la cordura y a no “alzar las campanas al vuelo”.


“Vamos a ser más competitivos porque tenemos una manera mejor para hacer frente a la deuda”, admitió Tino, que recuerda, no obstante, que esta “no ha desaparecido”. “La necesidad de rigor, de ser austeros, sigue estando ahí”, indicó el dirigente, que subrayó que seguirían siendo rigurosos. “Vamos a cuidar este dinero, esta confianza que se nos está dando, como si fuese el último euro de nuestros hijos”, comparó. Durante su discurso, Tino tuvo un reconocimiento especial para el alcalde Xulio Ferreiro, firmante del convenio de colaboración entre consistorio y club. “Ayer (por el martes) nos compremetíamos a mejorar el estadio y eso es posible gracias a este acuerdo”

Obras en el campo
Tino, que ya había anunciado junto al edil que el club asumiría la mejora de la fachada del estadio, una vez estuviesen rehabilitadas las cubiertas, subrayó la importancia de este convenio con Abanca para impulsar esta obra. Esta nueva coyuntura económica permitirá una inversión que rondará los 7 millones de euros y que se sumará a los más de 8 millones de euros que pondrá el consistorio herculino para reformar las cubiertas, obras que deben concluir en el plazo de cinco temporadas.


Además de las acciones ya realizadas el pasado curso en aquellos elementos internos del propio estadio (como marcadores o asientos) Tino reveló que se acometerán mejoras en otros aspectos: la iluminación, los ambigús (que serán explotados por la multinacional Aramark) o el museo del Deportivo, un proyecto que “tiene que acabar arrancando”. Un sueño en un día para Tino y el Deportivo que marca una nueva hoja de ruta.

Abanca refinancia al Depor