La plaza de las Bárbaras corre peligro de perder su árbol más emblemático

El olmo lleva meses cercado ante el peligro de caída de una de sus ramas | patricia g. fraga
|

La plaza de las Bárbaras podría perder en breve su árbol más emblemático y de mayor porte, el olmo enfermo que lleva meses rodeado de una valla ante el peligro de desprendimiento de una de sus ramas. Los técnicos municipales de Medio Ambiente todavía no han adoptado una decisión La alcaldesa, Inés Rey, señaló ayer que espera que “se pueda conservar el árbol y que sea sin riesgo para la gente”. Pero si la seguridad está en peligro, no quedará otra solución que la tala.  

Hay que señalar que este árbol no es si no uno de la media docena que dan sombra a la histórica plaza, pero se trata sin duda del más antiguo, por lo que no se podría sustituir por otro de igual tamaño. Su antigüedad y su tamaño son en realidad, parte del problema, porque crece en un espacio muy urbano, ceñido por el empedrado, y puede empezar a dar problemas muy pronto si no se actúa. No solo fitosanitarios (los olmos son una especie muy amenazada por las plagas y parásitos) sino de seguridad ciudadana.

Además, al tratarse de un árbol viejo empieza a perder los valores (elemento estético, recogida de polvo atmosférico o sombra) y sus ramas se vuelven quebradizas. Hay que señalar que en verano tiene lugar en este lugar varias actividades culturales, como la feria medieval o el Noroeste Pop Rock, así que hay que tomar una decisión antes.

Todo parece indicar que el olmo acabará siendo talado, lo que pondrá fin a una larga historia. Aunque es imposible saber la edad exacta de este ejemplar las estimaciones más conservadoras le otorgan una edad centenaria, como mínimo. Lo ideal sería salvarlo, reconocen los expertos consultados. Pero lo realmente  importante es la seguridad ciudadana. “Hay que recordar lo que pasó en Madrid: un árbol causa un accidente serio y  genera una alarma y cortan cincuenta más. Mejor sacrificar a uno aunque sea emblemático”, señalan dichas fuentes.

La plaza de las Bárbaras corre peligro de perder su árbol más emblemático