Padre Rubinos ya es propietario del “referente universal de la solidaridad”

El Ideal Gallego-2014-09-04-007-3c59c5f3
|

La “mayor obra social de la historia de A Coruña” ya tiene quien la atienda. La Fundación Amancio Ortega, que ha financiado la nueva sede del Instituto Benéfico Social Padre Rubinos, hizo ayer entrega de las llaves de las instalaciones a la entidad solidaria. A la inauguración del que según el alcalde, Carlos Negreira, está llamado a ser un complejo “referente universal de la solidaridad y la integración del siglo XXI”, acudieron numerosos agentes de la vida política y social de la ciudad, así como la vicepresidenta de la Fundación Ortega, Flora Pérez Marcote, y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. 
El nuevo Padre Rubinos, ubicado en una parcela cedida por el Ayuntamiento en Los Rosales –fruto de un convenio que se rubricó en 2010 con la entidad benéfica y la Fundación– recibió ayer a numerosas caras conocidas. Sin embargo en el estreno nadie pudo robar el protagonismo a la espectacular construcción ideada por la arquitecta Elsa Urquijo ni a los primeros usuarios del centro, los alumnos de la escuela infantil. 
Durante la presentación del inmueble ante más de 200 invitados, el presidente de Padre Rubinos, Eduardo Aceña, anunció que se acababa de abrir “un referente en el modelo de gestión de la asistencia social” acorde con el reflejo de Amancio Ortega y Flora Pérez “como paradigmas de la discreción, la sencillez y la humildad”. 
En su discurso, Feijóo aclaró que acuerdos como el que ayer tuvo su representación tangible son “un modelo a seguir”. Abogó por la cooperación entre colectivos sociales y Administración. 
El alcalde aseguró que el de ayer fue “uno de los días más felices” desde que se hizo con el bastón de mando de la ciudad y no se olvidó de recordar los trámites que inició su predecesor, Javier Losada, para conseguir lo que ya es una realidad. “Estas instalaciones espectaculares suponen un salto cualitativo en el compromiso de la comunidad coruñesa con sus miembros más vulnerables”, zanjó.  

Padre Rubinos ya es propietario del “referente universal de la solidaridad”