Esquerda Unida solicita un recuento de votos para luchar por el segundo concejal

|

El Ideal Gallego-2011-05-24-006-1d61ca75

  carolina regueira > a coruña

  Aunque la fuerza que gobernará en el Ayuntamiento ya está confirmada, el reparto del resto de concejales podría estar en el aire. Esquerda Unida anunció ayer que solicitará un recuento de votos para luchar por el segundo escaño tras comprobar que con solo ocho papeletas más podría conseguir otra representación en el palacio municipal.
A quien perjudicaría esta posibilidad sería al BNG, que perdería su cuarto concejal, que recae en Xan Martínez Caxigal, en favor del responsable de organización de Esquerda Unida en Galicia, Jorge Gil Morabes, que se presentaba como número dos de la lista coruñesa. Para que esto sea una realidad los 7.068 votos contabilizados para Santiso se deberían convertir en 7.075.
El que será el portavoz del grupo municipal de EU explica que fue al realizar las cuentas en el partido cuando detectaron la poca distancia que les separaba del segundo edil. “Consideramos que ao ser unha diferencia tan pequena paga a pena facer unha  revisión por se houbese algún erro”. El partido ya envió la solicitud a la junta electoral que será quien deba decidir si realizar este recuento. Santiso desconoce de momento cual será el proceso a seguir a continuación aunque sabe que su petición implicará un “trámite burocrático duro”.
Este cambio en el traspaso de concejales entre BNG y Esquerda Unida se debería a la ley d’Hont, que reparte el número de escaños dividiendo el total de apoyos de una fuerza política entre 2, 3, 4... y así sucesivamente hasta llegar al total de concejales del Ayuntamiento, en este caso 27. Finalmente se eligen los coeficientes más altos de entre todos los partidos y cada uno se convertirá en  un edil. Además, el actual sistema electoral también exige conseguir el 5% de los votos totales –no se cuentan los nulos, pero sí los en blanco– para entrar en esta tabla de resultados.
En A Coruña, por ejemplo, en estas elecciones hubo que obtener un mínimo de 5.876 votos para tener representación en la corporación municipal. Esquerda Unida lo consiguió y lo llamativo es que la segunda concejalía solo le costaría otros 1.199 votos.
“Esta situación serve moi ben para amosar a inxustiza da lei electoral e máis en concreto da lei d’Hont”, denuncia el líder de Esquerda Unida, partido que siempre apostó por un cambio en la legislación electoral. Santiso se refiere a que el BNG se lleva cuatro concejales al contar con el 12% de los votos, mientras que su formación con un 6%, solo uno.

Valoración > En cuanto a su valoración del resultado de las elecciones, Santiso habla de una sensación “agridulce”. Por un lado se sienten satisfechos porque Esquerda Unida ha conseguido representación por primera vez en  el municipio coruñés, pero por otro se quedaron a las puertas de ser llave de gobierno, si el PP no hubiese logrado la mayoría absoluta.
Santiso cree que con un presupuesto de campaña superior –disponían de 3.000 euros– hubiesen conseguido un mayor apoyo porque, según él, no han logrado llegar a todos los vecinos. “Pero a nosa proposta calou na cidade”, declara, al tiempo que pide al Partido Popular que, tal y como lleva reclamando cuatro años, apueste por el diálogo con el resto de fuerzas políticas y evite el “rodillo da maioría absoluta”. En caso de lograr ese segundo escaño, habla de un “éxito definitivo da organización”.


 

Esquerda Unida solicita un recuento de votos para luchar por el segundo concejal