La Policía desvía el tráfico en La Marina debido al mal estado del pavimento

El Ideal Gallego-2016-01-07-006-18a14b76
|

La Policía Local tuvo que cerrar al tráfico uno de los carriles de La Marina debido a que el mal estado del pavimento amenazaba el tráfico rodado. Los conos señalaban el lugar donde se realizó el corte, a la altura del teatro Rosalía y fue necesario destacar allí un agente de Tráfico para controlar la circulación. 
La calzada en cuestión es nueva: se abrió en mayo del año pasado. El problema radica en que los carriles llevan soportando el peso de 14.000 vehículos diarios
desde que se abrieron. Toneladas de vehículos que han aplastado el firme hasta levantar las piedras pensadas para una circulación mucho menos intensa. En realidad, ambas superficies están al mismo nivel. Por eso se instalaron vallas de obras a lo largo de su trazado, para mantener al público seguro y evitar que los vehículos invadan el espacio reservado a los peatones, porque en el proyecto original no se incluía ningún bolardo ni otra barrea en una zona casi peatonal. 
La idea original del proyecto presentado durante el mandato de Carlos Negreira era que casi todo el tráfico se canalizara por el túnel de O Parrote.  Los autobuses seguirían circulando con normalidad por las zonas de La Marina y de O Parrote, al igual que las motocicletas, vehículos de reparto, carga y descarga y residentes de la Ciudad Vieja. SIn embargo, la demora en abrir el túnel ha obligado a todo el tráfico a seguir discurriendo por la superficie. 
Pero el Ayuntamiento anunció hace una semana que restringirá el tráfico en marzo. La restricción de acceso comprende desde la Autoridad Portuaria hasta el hospital Abente y Lago y solo afectará a los vehículos privados.

La Policía desvía el tráfico en La Marina debido al mal estado del pavimento