Reportaje | Una odisea a lo “Starsky y Hutch” por la N-VI que terminó en compromiso

La pareja recorrió la carretera que se utilizaba para llegar a Madrid antes de la A-6 | cedida
|

Damián Tuset, arteixán que ha recorrido en su bicicleta países como Cuba, Marruecos, India, Holanda, Camboya y Vietnam para conocer “a fondo” cada lugar y realizar acciones solidarias, se embarcó hace unos meses en una aventura a bordo de un coche clásico restaurado por él mismo que terminó con pedida de mano a su novia, María.
Él lo tenía todo tramado. La idea era viajar de Arteixo a Madrid a la antigua usanza, es decir, por la Nacional VI, en un Renault 8 del año 1975 que Damián había puesto a punto tras más de un año y medio de trabajo. “Para darle un poco de carácter, utilizamos las vestimentas y enseres de la época de los 70. El objetivo era revivir aquellos viajes y pasar por lugares emblemáticos de la ruta”, apunta el joven, que recuerda que como meta tenían la Feria Classicauto de la capital estatal, donde a María le esperaba una sorpresa.
Fueron doce horas de trayecto en las que llamaron la atención de todos los conductores con sus atuendos setenteros a lo “Starsky y Hutch” o “Superagente 86”. “Paramos para cenar y dormir, pero no en un restaurante. Sacamos la fiambrera y comimos la tortilla de la abuela en un apartado de la carretera. Pasamos por lugares hoy abandonados de la N-VI como gasolineras, bares y clubs de alterne, así como por zonas que hace décadas tenían mucha vida y hoy son pueblos fantasma”, indica Tuset, que confirma que el R8 se comportó “como un reloj suizo” y aportó todas las condiciones de confort, “sin tener que lamentar dolor de cuello o espalda, algo a lo que le teníamos respeto antes de iniciar el viaje”.

Piezas de recambio
Por si se presentaba algún imprevisto, Damián llevaba el maletero  lleno de piezas de recambio –correa, bujías, manguitos...– y herramientas, aunque el histórico bólido solo dio “unos tirones” al subir el puerto de Los Leones, ya cerca de Madrid. El arteixán asegura que la N-VI se conserva “casi en su totalidad”, excepto 158 kilómetros entre Benavente y Adanero en los que fueron obligados a utilizar la autovía A-6. 
Ya en la feria de vehículos antiguos Classicauto se reveló el verdadero motivo del viaje. Damián hincó rodilla en el mismo salón ante decenas de personas y la organización, con la que el vecino de Arteixo había hablado semanas antes, lanzó el confeti. Los visitantes quedaron igual de estupefactos que los numerosos viajeros que vieron en la N-VI a dos jóvenes que parecían haber salido de la serie “Cuéntame”. l

Reportaje | Una odisea a lo “Starsky y Hutch” por la N-VI que terminó en compromiso