Unos modelos de altos vuelos a la espera de pilotos

El Ideal Gallego-2014-07-12-011-26994771
|

Queda una semana para que los amantes de los aviones aterricen en la ciudad y quizá por eso el T6 y el Saeta –dos aeronaves que ya forman parte del Patrimonio del Estado– han llamado la atención de los coruñeses de forma tímida. Ayer, en su primer día de exposición tras la culminación del montaje el mismo jueves, el propio vigilante de la zona acotada reconocía que el reclamo podría funcionar mejor. Puede que su situación, bastante alejada de la zona de más tránsito de personas, también haya deslucido la primera jornada de antesala del Festival Aéreo Internacional que se celebrará en la ciudad el próximo día 20.
Los que se pararon a observar estas dos reliquias biplaza de la aeronáutica fueron, en su mayoría, los jubilados que retomaron su paseo por O Parrote tras la reapertura del entorno al público. No obstante, también hubo algún aficionado más joven que no pudo aguantar más tiempo para ver los tesoros de cerca.
“Paréceme moi ben esta iniciativa, penso que debería haber máis expostos”, comentó un visitante, desconocedor de que el verdadero espectáculo llegará a la ciudad el domingo 20 de 12.00 a 14.00 horas. Tras saberlo, aseguró que probablemente se animará a asistir a los vuelos de grupos como las patrullas Águila o Aspa –esta última formada por helicópteros cuyas tripulaciones están formadas para realizar las acrobacias más vistosas– porque “é unha ledicia velos”.
Otro espectador tomó fotografías de los dos aviones para “mandárselas a un amigo que está fuera” bajo la atenta mirada de algunas personas, pocas, que observaban desde la terraza ubicada encima de unos de los locales que se dedicarán a hostelería.

un pedazo de historia
Pero entre los despistados y los curiosos se encontraba algún apasionado de este tipo de aeronaves casi por obligación familiar. “Me gusta esto”, comentó y no le quedó ninguna pena por no poder acercarse al T6 y al Saeta. Estos jubilados del aire están dentro de un perímetro acotado y es lo que hay. Pero además, “ya los vi más de cerca porque mi hijo es piloto militar”.  
Tuvo suerte porque los dos, uno gris y otro pintado para camuflar su fuselaje, ya forman parte viva de la historia de España y el sueño de muchos es ser sus pilotos. El HA-200 o Saeta nació en los talleres de Hispano Aviación como el primer avión proyectado y construido en el país después de que el Ministerio del Aire lo encargase.
Su primer vuelo tuvo lugar en el 55 y en 1956 salió de “gira por Francia, Alemania, Luxemburgo y Suiza”. El otro prototipo se entregó al Estado en 1961 y ambos soportaron los envites del tiempo y de los peligros hasta que fueron retirados en 1980.
Hoy, como reza una placa instalada junto a ellos, ya forman parte de la Exposición Permanente del Museo de Aeronáutica y Astronáutica.

una aportación cultural
“Me parece interesante que se acerquen este tipo de cosas al público y además la ubicación es buena porque es una zona de mucho movimiento”, destacó el fan de los aviones, que tiene previsto acudir al festival con sus nietos.
Pero como la efusividad todavía no es tanta como cabría aguardar, fuentes del Ayuntamiento reconocen que se negocian más actividades de las que originalmente se incluyeron en la programación del evento de la próxima semana.

Unos modelos de altos vuelos a la espera de pilotos