“No podemos partir de cero si queremos tener la posibilidad de gobernar dentro de cuatro años”

|

El Ideal Gallego-2011-06-01-004-4698537amar barcón nueva portavoz del PSOE en María Pita

A Mar Barcón ayer le tocaba atender a la prensa. Después de una larga ejecutiva local, que duró más de tres horas y de la que salió aupada a la portavocía de los socialistas en el Ayuntamiento, la concejala electa analizaba ante los medios la etapa por la que atraviesa su partido, cuando menos complicada. Es momento de reflexión y también de debate, afirma, para encauzar la situación de la formación en los próximos cuatro años. Un plazo que, por otra parte, se marca para que los progresistas puedan recuperar el gobierno municipal. Cree que es la hora de escuchar a la militancia y, aunque apuesta por emprender una renovación de personas y estilos, señala que no es bueno partir de cero.

entrevista de lorena fernández

Mar Barcón repite una y otra vez la palabra “reflexión”. Considera que es lo que toca después de la debacle electoral de los socialistas en  las pasadas elecciones municipales. Sin embargo, después del análisis profundo, trabajo duro es lo que, apunta, le queda por delante ahora que está claro que será ella la portavoz del PSOE en el Ayuntamiento durante el próximo mandato. El objetivo es el de recuperar la confianza de los ciudadanos, que después de 28 años, han dicho que el modelo que había “no les vale”.
—Su elección como portavoz socialista en el Ayuntamiento, ¿abrirá una nueva etapa en el partido?
—Efectivamente, este es el inicio de una nueva etapa, que nace del resultado electoral que obtuvo el Partido Socialista el pasado 22 de mayo.
—La primera ejecutiva local tras los comicios fue larga, si bien, al final, todos los acuerdos se produjeron por unanimidad...
—A la vista de los resultados electorales había que hacer reflexiones, es sano reflexionar. Otra cosa es debatir y también hubo debate, porque las cosas no se pueden despachar con un “ay, qué mal nos ha ido”. El debate y la reflexión son normales, y ahora toca escuchar a los militantes, para analizar lo mejor que se pueda lo que ha sucedido.
—¿Y qué es lo cree que ha ocurrido?
—Los ciudadanos nos han dicho que ya no les vale un proyecto que les ha servido durante 28 años, porque necesitan otro diferente para afrontar el futuro. El momento social y económico es complejo, la sociedad ha cambiado y los ciudadanos reclaman otros modelos.
—Al final, la ejecutiva local no se disolverá, como reclamaba el sector más crítico, ¿la renovación se llevará a cabo solo de forma parcial?
—Las renovaciones siempre son parciales, porque lo demás sería adanismo. No se puede empezar de cero si dentro de cuatro años queremos volver a tener la posibilidad de gobernar. En este momento toca cumplir etapas y quedan tareas muy importantes por delante, sobre todo a nivel organizativo. Por ejemplo, hay primarias..., por lo que la renovación es paulatina. El día 22 no empezó el mundo, por lo que hay que asumir todo el proceso con responsabilidad y tranquilidad. Tenemos muchas personas y tenemos muchas ideas para seguir trabajando bien y aportar propuestas que valgan a los ciudadanos, porque hemos visto que las que había ya no son suficientes o no son las adecuadas.
—A nivel mediático, el nombre de Salvador Fernández Moreda sonaba como candidato a disputarle la portavocía, ¿estuvo su figura también presente durante la reunión de la ejecutiva local?
—En lo que respecta a la portavocía del grupo en el Ayuntamiento, en la ejecutiva no se propuso su nombre. Él es portavoz del PSOE en la provincia y por delante tiene otro proceso para escuchar a la militancia y provocar la renovación y el fortalecimiento de esa parte del PSOE que lidera. El PSOE no puede hacer oídos sordos a lo que ha dicho la ciudadanía a través de las urnas el pasado día 22.
—La ratificación de Javier Losada como secretario general de la Agrupación Socialista, ¿podría denotar una cierta falta de autocrítica en el seno de la formación?
—En la ejecutiva hubo muchas intervenciones, que sirvieron para hacer una reflexión muy profunda, que, a la vez, sirvió de autocrítica. Todo se hace con la máxima responsabilidad. Se marcó un calendario de procesos, que dice que hay que escuchar a la militancia. Todos debemos asumir nuestras responsabilidades y realizar reflexiones, pero de una manera ordenada y siguiendo los procesos marcados. Tenemos claro que uno de los estadios es que hablen los militantes, pero también que hable de la dirección del partido. Cuántas más personas se sientan involucradas e identificadas con el proyecto del Partido Socialista, más fácil será trabajar y recuperar el apoyo de los vecinos y vecinas de La Coruña.
—¿Cuál será su objetivo en la oposición para los próximos cuatro años?
—El objetivo está claro: recuperar el gobierno municipal. Mientras tanto, tenemos que construir un proyecto que sirva para recuperar la confianza de los ciudadanos, que durante muchos años sí han confiado en nosotros. Para ello, tenemos la solvencia de quienes hemos gobernado durante los últimos 28 años y la experiencia en generar un modelo de bienestar social del que tanto se han beneficiado los coruñeses y que, durante años, nos han convertido en referente.
—Pero dice que el anterior modelo ya no le vale a los ciudadanos...
—Tenemos que incidir en crear, introducir elementos nuevos en nuestro proyecto. Son tiempos para dar respuesta a preguntas muy complejas y nosotros tenemos que buscar esas respuestas, teniendo en cuenta las dificultades que entraña el momento actual desde el punto de vista social y económico.
—¿Es su nuevo cargo la antesala para ser la próxima candidata de los socialistas en las elecciones municipales?
—Aún no hemos tomado posesión ni como concejales, por lo que, en este momento, lo que tenemos que entender es que la portavocía, así como la labor de oposición, es la antesala de un trabajo muy duro. Pero no se trata de un trabajo individual, pues hay mucha gente alrededor que debe aportar su trabajo, sus ideas y sus ganas. Lo más importante es el trabajo colectivo de los concejales y de la militancia.

“No podemos partir de cero si queremos tener la posibilidad de gobernar dentro de cuatro años”