Caamaño confía en la “voluntad de la Xunta” para crear la nueva oficina judicial

|

El Ideal Gallego-2011-06-28-007-d26f7a99

r. l. > a coruña
 El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, apeló ayer a la colaboración de las Comunidades Autónomas a la hora de poner en marcha el nuevo sistema de oficina judicial. Lo hizo durante su participación en el desayuno informativo “Fórum Europa. Tribuna Galicia”, que se celebró en el hotel Hesperia Finisterre, donde estuvo acompañado, entre otros, por el delegado del Gobierno, Miguel Cortizo, el secretario general del PSdeG, Pachi Vázquez, el alcalde, Carlos Negreira, o el ex regidor, Javier Losada, que compartieron una de las mesas de la sala.
Durante su intervención, Caamano explicó que es el Gobierno central el que propone la reforma del sistema, pero que, en el caso de las oficinas judiciales, son las Comunidades Autónomas las que marcan los ritmos de implantación. En ese sentido, el socialista confía en “la voluntad de la Xunta” a la hora de llevar a cabo este cambio, aunque por el momento “no existe ninguna funcionando en Galicia”.

Fin de legislatura > Caamaño centró su discurso tanto en los planes ejecutados por su departamento como en lo que queda pendiente por hacer antes de que termine la legislatura. “Os próximos non serán meses vacíos”, destacó el ministro gallego, que sostiene que “espéranse días de moito ruído” de aquí al final del mandato de José Luis Rodríguez Zapatero, en los que será necesario “temple e sentido da responsabilidade”.
“Non nadamos en este largo océano de casi dous anos coa maior crise económica dos últimos tempos para renunciar agora que estamos a punto de chegar a porto”, manifestó el ministro, que considera que, en el contexto actual, “tan grave como non reformar sería o aparcamento das reformas”.
En relación con el contexto actual, el ministro socialista hizo referencia al proyecto de Ley de Disciplina Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera previsto por el Gobierno gallego para marcar un techo de gasto. Desde su punto de vista, “é unha boa idea”, ya que se trata de una regla con la que deben contar todas las administraciones públicas, pero, eso sí, con varias precisiones. Así, el socialista asegura que es una ley que establece unha regla de gasto: “Hai que decirlle aos cidadáns que non poderá operar nos vindeiros anos xa que sólo é aplicable en momentos de crecemento económico e con superávit”. Por eso cree que “antes de anunciar futuribles, parece convinte anunciar posibles”, para en lugar de “pensar nesa austeridade de mañán, pensar en como xestionar esa austeridade hoxe”.
Además, Caamño aprovechó su discursos para valorar el desarrollo del plan estratégico de modernización de la justicia, que presentó hace ya dos años y medio. Según indicó, se trata de medidas que “aportaron unha cultura radicalmente nova, basada nunha concepción preferente da xusticia non como poder senón como servicio público”.


Caamaño confía en la “voluntad de la Xunta” para crear la nueva oficina judicial