Una podóloga coruñesa funda una ONG para ofrecer atención sanitaria en África

Marta Grela e Iria Somoza realizan su labor de atención sanitaria en Marruecos
|

Las podólogas gallegas Marta Grela e Iria Somoza son dos de las cinco profesionales sanitarias que han fundado la ONG Equipo Nómada, de ayuda a la salud y bienestar de grupos de riesgo de exclusión social. Esta asociación sociosanitaria fue creada en 2020, en pleno confinamiento, por un equipo multidisciplinar formado por una fisioterapeuta (Eva Montero), una enfermera (Patricia Díaz), dos podólogas (la coruñesa Marta Grela y la vilagarciana Iria Somoza) y una terapeuta ocupacional (Cristina Morgades).


La aventura comenzó hace aproximadamente cuatro años, cuando se embarcaron por primera vez en una misión de ayuda humanitaria participando en proyectos sociosanitarios en Azrou, en Marruecos, de la mano de la Asociación Felicidad sin Fronteras. Tras una “de las mejores experiencias de nuestra vida”, este grupo de sanitarias decidió continuar con esta labor. Para alcanzar este objetivo, las jóvenes realizan trabajos de campo en las regiones a actuar, analizan la prevalencia de patologías y ponen en marcha los proyectos necesarios para tratar las necesidades reales y cuantificadas de cada especialidad sanitaria.


Entre sus iniciativas se encuentra la concienciación sobre el cuidado de los pies. En el trabajo de campo, las podólogas explican que hacen exámenes sobre el funcionamiento del método Ponseti, un tratamiento conservador para bebés que nacen con pie equinovaro congénito, también llamado pie zambo, y que consiste en la colocación de yesos seriados semanales hasta la corrección de la deformidad. Además, toman en cuenta otras patologías podológicas presentes en la zona y planifican posibles campañas quirúrgicas en caso de requerimiento.


“El pie zambo instaurado en niños y adolescentes, así como el astrágalo vertical (tipo de pie plano rígido infantil conocido como ‘pie en balancín’) o los pies equinos son las patologías más limitantes que nos encontramos con cierta asiduidad”, explican las podólogas.


Más patologías

Otros tratamientos esenciales son los quiropodológicos, ya que según destacan las gallegas, los helomas pétreos, neurovasculares, onicogrifosis y onicomicosis son patologías que han tratado a diario en los proyectos y que seguirán practicando durante todas sus estancias, “al resultar un tratamiento económico, que no requiere una curva de aprendizaje tan elevada como el quirúrgico, y de los que se puede beneficiar la mayoría de pacientes”.


En este 2021, si la pandemia lo permite, realizarán su primer proyecto en Bikop, un pueblo de Camerún, de la mano de la Congregación ACI y las Hermanas Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, además de continuar el trabajo en Marruecos. 

Una podóloga coruñesa funda una ONG para ofrecer atención sanitaria en África