Sada se queda a un solo número de la puerta grande

El Ideal Gallego-2015-12-24-018-cfcd8b4e_1
|

El número 49.140 ya no se le va a olvidar a nadie en Sada. Especialmente a los miembros de la Banda Municipal de Música, que jugaban ese número en el Sorteo Extraordinario de la Lotería celebrado el martes y que se quedaron con la sensación de no ser millonarios por un pelo.
Al poco de salir la bola con el Gordo, el 79.140, los mensajes en el grupo de whatsapp que tienen los componentes de la formación, empezó a echar humo, a mostrar emoticonos con caras de asombro, de incredulidad y, sobre todo, de una gran decepción. La del que se ve cerca de la gloria pero que sabe que, al menos ese día, no la alcanzará.
Pero no solo los miembros de la Banda Municipal, sino que mucha gente de Sada llevaba al menos una participación de ese 49.140, ya que durante los conciertos que se ofrecieron en las últimas semanas, la formación musical ya empezó a ofrecer –y a vender– el número en cuestión. “Se vendió muchísimo” –unas 500 papeletas–, recuerda el director de la Banda, Miguel Brea, quien servía de termómetro para conocer cuál era el sentir de todo el grupo después de haber visto el premio Gordo del sorteo más esperado del año tan cerquita.
Ese intercambio de mensajes y de emoticonos en el whatsapp llegó después de que muchos de ellos estuvieran siguiendo el sorteo por la radio con esa ilusión que todos tienen por el citado sorteo. No es el que más dinero da, pero sí el que más premios reparte. Y, quien más, quien menos, lleva algún décimo o alguna participación. “Escuchamos el Gordo y se nos hacía conocido”, señala Brea, quien ya cayó en la cuenta cuando vio su móvil “inundado” de mensajes. Ahora, en vez de los 400.000 euros que, cambiando el 4 por el 7, les hubiera tocado a cada décimo, deberán conformarse con 120 euros. Algo es algo.

otra aproximación
El de la Banda Municipal no fue el único premio que se quedó cerca el martes en Sada, ya que la única administración de lotería la localidad, en pleno centro urbano –a escasos metros del edificio administrativo del Ayuntamiento– también estuvo a punto de vender un cuarto premio.
Concretamente, algunos sadenses se llevaron el 71.219. Estos debieron sentir algo parecido –aunque no tanto shock como si se tratara del Gordo– cuando vieron que el que había salido del bombo en el Teatro Real de Madrid era el 71.119. Es decir, que el número del centro les jugó una mala pasada.
Así pues, Sada coqueteó con la suerte, pero esta al final decidió irse con otro. n

Sada se queda a un solo número de la puerta grande