El peor arranque de la historia del Ibex, y más

An investor takes notes of stock information in front of an electronic board at a brokerage house in Beijing, China, January 8, 2016. REUTERS/Jason Lee TPX IMAGES OF THE DAY
|

La Bolsa española cerró esta semana el peor arranque en un año de su historia. Se veía venir. Una vez descartado el rally navideño por problemas propios y ajenos, las cosas se han torcido aún más y era obvio que no nos salvaba nadie de perder los 9.000 puntos. Ya lo venían anunciando los expertos del mercado. 
Cierto es que hay una gran incertidumbre por lo que pasa y puede pasar en China y otros emergentes de calado como India. Sin embargo, no es lo único que nos pasa. En España ha habido elecciones generales el 20 de diciembre y aquí estamos sin Gobierno y, lo peor, no se le espera. 
Algunas posiciones están enrocadas y la posibilidad de formar un Ejecutivo se ve más difícil cada día que pasa.
Esta incertidumbre, que puede crecer si al final hay que ir a unas nuevas elecciones, está lastrando a la Bolsa, sí, pero lo peor: está retrayendo inversiones, es decir, crecimiento y empleo.  Y, además, España vuelve a estar en la mesa de las casas de análisis como un riesgo para el euro. Se ha dicho en plan broma que a veces un país sin Gobierno avanza, que no pasa nada o que incluso es mejor. 
No es cierto, al menos en el caso de España y en este momento. Hay muchas reformas por abordar y demasiadas cosas por apuntalar. La situación de la economía aún es frágil y no se puede permitir no hacer nada. 
Menos mal que tenemos un Presupuesto aprobado. Habría que recordar las críticas que concitó, pero hoy se ve como una bendición que el Gobierno de Rajoy tomara esa decisión contra viento y marea.

Inestabilidad
La economía española está produciendo buenos datos, de crecimiento, de empleo, de consumo, de recaudación. 
Sin embargo, la inestabilidad política, que ya venimos viviendo desde el año 2015, en el que se celebraron varios procesos electorales, y que se exacerbó tras el resultado del 20 de diciembre, puede echar por tierra algunos logros y sobre todo la confianza que habíamos logrado generar.  La única opción que puede dar estabilidad y transmitir seriedad –y que por cierto eligen en casi todos los países de nuestro entorno– es una coalición de partidos sensatos, que con una extraordinaria mayoría puedan hacer los cambios necesarios que consoliden la recuperación y den otro impulso de modernización a este país.  
El Ibex 35 perdió el viernes un 1,6% al cierre sesión y acumuló una caída del 6,6% en la que se convirtió en su peor primera semana en el arranque de un año, con lo que el selectivo retrocedió hasta los 8.900 puntos.
El Ibex se anotó cuatro jornadas en rojo lastrado por las dudas resurgidas sobre China y la caída del petróleo. En la última sesión de la semana solo cuatro valores cerraron en positivo: FCC (1%), Aena (0,9%), Acerinox (0,8%) y Enagás (0,6%).
Las principales bolsas de Europa se decantaban por el rebote en el inicio de la sesión al calor de la remontada de las bolsas asiáticas, si bien terminaron la jornada en números rojos tras las medidas del Banco de China para insistir en la liberalización del yuan y en una política monetaria “prudente”.

El peor arranque de la historia del Ibex, y más