Reportaje | Bergondo hace suya a Filomena Dato en el “cabodano” de su adiós en Moruxo

El acto se celebró en la plaza exterior del cementerio de Moruxo, donde descansa Dato
|

Bergondo hace suya a Filomena Dato. Los restos de la escritora ourensana, “moi vinculada” al municipio, descansan en el cam-posanto de San Vicente de Mo-ruxo. Allí, en uno de los ángulos menos conocidos y más encantadores de la costa mariñana, pasó temporadas de sosiego y estudio, y su recuerdo prevalece en la descendencia de quienes asistieron a las visitas de Sofía Casanova, de Emilia Pardo Bazán o de Fanny Garrido al Pazo do Curro, donde se alojaba Dato. Y allí también estableció una estrecha amistad con otro ilustre veraneante bergondés, Alejandro Pérez Lugín, quien le dedica la consideración de “Poetisa das Mariñas”.

Coincidiendo con el 92 Aniversario de su muerte (27 de febrero de 1926), el Ayuntamiento de Bergondo y la Real Academia Galega (RAG) evocaron a Dato en Moruxo. En el exterior un camposanto que, según escribió Vilar Ponte en la prensa de la época, adquirió otra dimensión al albergar los restos de una gallega ilustre como la “Poetisa das Mariñas”. Una circunstancia que Bergondo ha querido perpetuar con la instalación de un monolito en la entrada principal del cementerio, una obra en bajorrelieve del escultor Francisco Escudero.

El párroco, Rubén Aramburu, se encargó de abrir y conducir la celebración, y de reconocer a la Asociación Irmáns Suárez Picallo como impulsora de esta iniciativa de recuperación del patrimonio cultural del municipio, del área metropolitana y de toda Galicia.
En el acto también intervinieron la alcaldesa, Alejandra Pérez Máquez; un portavoz de la Asociación Irmáns Suárez Picallo, Fancisco Pita, y el presidente de la RAG, Víctor Freixanes, quien apuntó a Filomena Dato como “a segunda muller que publicou un libro en galego, despois de Rosalía de Castro”. Con esta obra, “Follatos” (1891), “contribuíu a esa bandeira que ergue a cultura, a lingua galega e a dignidade de Galicia, porque unha lingua son os seus falantes, a xente que a fala, a xente que a ama, que a usa, que a herdou dos avós e que quere transmitírllela aos seus netos e netas”, señaló el presidente de la RAG.

Retrato
Un retrato de la escritora cedido para la ocasión por dos sobrinas bisnietas, que tampoco quisieron perderse la cita, presidió la convocatoria, en el que se combinaron las representaciones de varios textos de la autora, como “Morriña”, “Neve” o “Anduriña Viaxeira”, por parte de los alumnos del CPI Cruz do Sar, de la actriz Ana Hermida y la escritora bergondesa Dorés Tembrás, con los discursos reivindicativos de la importancia de Dato para la cultura y la sociedad gallegas, tanto por parte de Freixanes, como por la de la alcaldesa, Alejandra Pérez. “Desde hoxe faremos máis nosa a Filomena e estamos comprometidos para divulgar a vida e a obra dunha muller que xa no século XIX loitaba polos seus dereitos”, destacó la mandataria socialista, quien se comprometió a bautizar el espacio como plaza de Filomena Dato.
La música, el himno gallego interpretado por el gaiteiro Francisco José Otero López, puso el broche al acto de Moruxo. La historia del municipio se asienta sobre dos pilares princi- pales: la emigración y la orfebre- ría, como demuestran una indus- tria todavía en activo y matizan inmuebles como A Senra. Pero existe otro Bergondo. El que es cribieron personalidades como Dato.

Reportaje | Bergondo hace suya a Filomena Dato en el “cabodano” de su adiós en Moruxo